Los sindicatos llaman a filas a los piquetes de Panrico

stop

La Generalitat de Catalunya intenta convocar un nuevo encuentro entre la dirección y los trabajadores

17 de diciembre de 2013 (21:24 CET)

El conflicto laboral en Panrico sigue latente. Al menos, en Catalunya, donde la huelga supera los dos meses. Los sindicatos piden ahora a los piquetes que eviten todo tipo de actuaciones violentas. Su objetivo es garantizar un “clima de paz social”, según una declaración del comité de empresa, para que la cúpula no tenga ninguna “excusa” para evitar un encuentro con los trabajadores catalanes y la Generalitat.

El sindicato mayoritario en la factoría de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona), CCOO, se niega a tirar la toalla tras el pacto Estatal. Cuenta con el compromiso del departamento de Empresa i Ocupació, liderado por Felip Puig (CiU), para conseguir el objetivo. De hecho, fuentes cercanas al consejero aseguran que la voluntad de convocar el encuentro existe. Reconocen que es complicado convocar la reunión por el nivel de crispación que existe en el conflicto, “pero lo intentaremos”, manifiestan. 

Repartidores

La cúpula, encabezada por Carlos Gila, reitera que no acudirá a ninguna reunión con los sindicatos si continúan las represalias a los transportistas. El argumento esgrimido para rechazar el encuentro convocado este martes. La factoría de Santa Perpètua continúa parada, pero la dirección garantiza el reparto con productos fabricados en otras plantas del Estado. Para intentar evitar la acción de los piquetes, alternan la distribución desde varios centros logísticos.

Ahora, realizan el reparto desde una delegación de la Zona Franca de Barcelona. “No podemos controlar a todos los piquetes que van allí, es un polígono muy grande y hay muchos trabajadores”, reconocen interlocutores de CCOO. Nadie puede garantizar que no se repitan los episodios violentos que ya se han vivido. 

Inspección Laboral

De forma paralela a la reunión, el comité de empresa de Panrico en Catalunya confía en que Inspección Laboral les de un espaldarazo en su intento de paralizar la actividad en el territorio. Denunciaron que repartir productos de otras factorías es un atentado directo a su derecho de huelga.

Por el momento, la autoridad no ha respondido al requerimiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad