Interior de la fábrica de Nissan Motor Ibérica en la Zona Franca de Barcelona. /Toni Albir

La plantilla de Nissan llama a la huelga indefinida en España

stop

Los sindicatos lamentan que el fabricante quiera reabrir la fábrica de Barcelona el 4 de mayo para cumplir con los pedidos de Mercedes y volverla a cerrar

Barcelona, 22 de abril de 2020 (17:44 CET)

Mientras la industria de la automoción española se prepara para retomar la actividad tras el coronavirus, Nissan se topa con una huelga indefinida entre su plantilla. El fabricante japonés tiene la intención de reabrir sus fábricas en el país el 4 de mayo, pero los sindicatos de la plantas de Barcelona ya han mostrado su total desacuerdo con la planificación, que consiste en subir la persiana únicamente para cumplir con los pedidos hechos para Mercedes.

En un comunicado al que ha tenido acceso Economía Digital, el comité de empresa de Nissan Barcelona lanza la convocatoria de una "huelga indefinida" a la que animan a sumarse a los trabajadores de los centros de Ávila y Los Corrales de Buelna (Cantabria)​ ante la falta de un plan de futuro. Según explican fuentes sindicales, la convocatoria del paro se presentará oficialmente ante las autoridades laborales el jueves. 

La filial española del gigante japonés quiere reabrir con solamente una línea de producción activa para retomar la producción de la Mercedes Clase X, la pick up que el centro de Zona Franca --el más grande que la compañía tiene en el país-- elabora para el fabricante alemán. "Lo que no vamos a hacer va a ser venir a trabajar unas semanas poniendo nuestra salud en juego para que luego nos vuelvan a cerrar", añaden desde el comité de empresa.

Nissan pretende abrir la planta solo para fabricar la Mercedes Clase X, que dejará de producirse en mayo

Las mismas voces denuncian que el comité trató de conocer los planes de la empresa en una reunión con el director general de Nissan Motor Ibérica, Genís Alonso, a la que el dirigente no asistió. "Es una falta de respeto, estamos desprotegidos", lamentan. Al cierre de la fábrica de Zona Franca se sumarían las plantas satélites de Sant Andreu y Montcada, por lo que la factura del paro ascendería a unos 3.500 empleados.

Inmersa en una profunda crisis de volúmenes desde hace más de un año, la fábrica de Nissan en Barcelona ya funcionaba por debajo del 30% de su capacidad antes de decretarse el estado de alarma en España. Y el temor de los trabajadores es que, tras cumplir con el pedido pendiente de Mercedes, la instalación no se vuelva a abrir; algo a lo que no están dispuestos a colaborar. "No tenemos ningún tipo de visibilidad futura". De hecho, el cierre definitivo de la instalación está sobre la mesa de la dirección europea desde hace meses.

Por ello, la conflictividad laboral se eleva un peldaño más tras varias protestas convocadas en los meses previos al brote de Covid-19. El ERTE presentado por la empresa para 3.500 trabajadores se aplicó en un primer momento sin acuerdo y solo tras la amenaza de una batalla legal se alcanzó un pacto entre dirección y sindicatos.

Un 2020 negro para Nissan Barcelona

La crisis del coronavirus es la puntilla para un 2020 negro en la principal fábrica de Nissan en España. En los primeros compases del año, el presidente de Nissan Europa, Gianluca de Ficchy, comunicó que en mayo la planta dejará de ensamblar la pick up Mercedes X y recortó las previsiones de la producción de la furgoneta eléctrica eNV200, uno de los pocos modelos que tenía demanda, en un 40%.

Ambos ajustes ya dejaban en una quimera igualar las 60.000 unidades que la cúpula continental se fijó como suelo para la planta catalana. Cuestionado por la asignación de nuevos vehículos a la fábrica, De Ficchy siempre lanzó balones fuera: “Como para cualquier otra planta; estamos discutiendo ubicaciones para los nuevos coches”, dijo en una reciente entrevista. Sin embargo, no se espera que el fabricante japonés tenga nuevos productos que adjudicar hasta, como mínimo 2022.

Así el ejecutivo se comprometió con los trabajadores a elaborar un plan de futuro para la fábrica catalana que se debería presentar antes del próximo mes de julio. Solo parece haber dos opciones: o un nuevo vehículo o el cierre.

Rumores de cierre en la prensa internacional

Con todo, el runrún del cierre de Barcelona no cesa. Bloomberg ya informó en octubre que el fabricante sondeaba deshacerse de sus centros productivos en Europa ante la crisis que la azota en el territorio, donde la caída de ventas en 2019 rondó el 20%.

Sin embargo, la decisión no está clara ni en las oficinas de Nissan en Tokio. En febrero, el Financial Times desvelaba otro de los planes que estudia el fabricante: aprovechar los aranceles que el brexit supondría para la importación de coches hechos en la Unión Europea para centrarse en el mercado británico gracias a un posible tratado de comercio entre el Reino Unido Japón. La apuesta por el archipiélago vendría de la mano de una retirada en la capital catalana.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad