Los socios alemanes salen de Unipost y la familia Raventós toma el mando

stop

Los accionistas nacionales de la firma postal amplían el capital en 600.000 euros, después de que Deutsche Post haya vendido su participación

Algunos trabajadores de Unipost

Barcelona, 12 de enero de 2015 (20:37 CET)

Aires nuevos llegan a Unipost. La compañía arranca este enero liquidando las deudas con los trabajadores y la familia Raventós reforzando su posición en la empresa. "La filial de Deutsche Post propietaria de las acciones de Unipost (un 37%) ha vendido el 100% de su participación minoritaria al resto de accionistas", ha confirmado la compañía a Economía Digital.

Tras la marcha de los socios alemanes, la firma ha seguido con su plan de refinanciación y ha ampliado capital en otros 600.000 euros. "Han acudido los accionistas nacionales", subrayan las mismas fuentes. Tras esta inyección, el resultante suscrito en Unipost es de 5,2 millones.

Nueva etapa sin capital alemán

Esta ampliación de capital se produce poco después de la última, de un millón de euros, registrada el pasado 18 de diciembre de 2014. Es una demostración más de que la compañía comienza una nueva etapa en la que los contratos aumentan, el dominio se queda en manos de la familia mayoritaria (que tenía el 55%) y se pone al día con la plantilla, tras un año complicado de retrasos y ajustes varios.

Fue en 2004 cuando Deutsche Post decidió entrar en la firma catalana que cuenta con una plantilla de unos 2.600 empleados. Sin embargo, el último ejercicio ha sido de los más complicados para la empresa postal. Parte del personal había amenazado con ir, por segunda vez, a huelga a comienzos de año, cansados de los impagos y las promesas inclumplidas.

Acabar con los problemas de liquidez

Unipost debía a la plantilla la mitad de la paga extra, así como la nómina de diciembre. Sin embargo, la compañía ya ha abonado las cantidades adeudadas, según detallan los sindicatos. Además, tal y como aseguran los empleados, durante los últimos meses se han firmado nuevos contratos que auguran una mejora de la situación financiera de la compañía.

El pasado año, Unipost reconocía sus problemas de tesorería y la necesidad de una primera ampliación de capital de tres millones --por parte de los principales accionistas-- para garantizar el cobro de las nóminas y el pago a proveedores. De momento, entre diciembre y enero se han inyectado 1,6 millones de euros.

Ante los rumores de la entrada de un nuevo socio o la venta de parte de la empresa, ahora se confirma la desinversión de la compañía de correos alemana, lo que habrá supuesto un respiro financiero para Unipost y la supremacía de familia Raventós como principal accionista.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad