Los trabajadores de Panrico en Catalunya desconvocan la huelga

stop

El grupo avisa de que se deben adecuar las instalaciones de la planta de Barcelona antes de recuperar la producción

Manifestación de los trabajadores de Panrico en la factoría de Santa Perpétua de Mogoda (Barcelona) | EFE

13 de junio de 2014 (21:18 CET)

La asamblea de trabajadores de Panrico ha decidido este viernes a última hora que desconvocan la huelga indefinida que iniciaron el pasado octubre. Ocho meses después de poner en marcha la medida de presión, la mayoría de los trabajadores han apostado por regresar a sus puestos de trabajo. “Empezaremos el lunes a las 10 de la mañana con la cabeza muy alta y con mucha dignidad”, asegura el presidente del comité de empresa de la planta catalana, Ginés Salmerón (CCOO), en declaraciones a este medio.

Los empleados plantean un acto simbólico para poner el punto y final a la protesta más larga de estas característica en la historia de España. Aunque sus pretensiones se pueden quedar en agua de borrajas por las condiciones técnicas actuales de la factoría, aseguran fuentes cercanas a la cúpula. Las instalaciones de Santa Perpètua de Mogoda (BCN) se deben adecuar tras estar paradas todo este tiempo, señalan los mismos interlocutores. De hecho, el expediente de regulación de empleo temporal que se ha presentado formalmente en la inspección laboral catalana se justifica en parte para completar el proceso.

Negociación

El fin de la huelga es un punto de inflación en el conflicto laboral de Panrico en Catalunya, pero no implica su resolución. Los empleados de la planta también han acordado este viernes por unanimidad que no darán poderes a la Generalitat para presentar una oferta mediadora a las partes. La plantilla prefiere negociar directamente con la dirección del grupo, encabezada por Carlos Gila, para intentar mejorar las condiciones actuales de la reestructuración de la factoría.

El próximo martes tienen pendiente una reunión para negociar la reestructuración temporal. En el marco de este encuentro plantean empezar a hablar de las condiciones del otro ajuste de plantilla en la planta, este en forma de despidos.

Mejora del expediente

La cúpula de Panrico rebajó la amortización de empleos de 133 a 80 tras la sentencia judicial en la que se impedía programar despidos a largo plazo por las condiciones actuales de tesorería del grupo. Salmerón indica que esperan salvar hasta 28 trabajadores más del recorte al evitar externalizaciones en actividades como el mantenimiento, la vigilancia o los servicios de limpieza. Asimismo, intentarán arrancar un plan social con bajas incentivadas para que los ajustes sean lo menos traumáticos posbles.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad