Campus Tecnológico Palmas Altas de Abengoa, en Sevilla

Lucha sin cuartel por las garantías de Atlantica, la filial golosa de Abengoa

stop

A cambio de conceder un nuevo préstamo de 160 millones, los bonistas, con Blackrock a la cabeza, presionan a los bancos, liderados por el Santander, para que estos liberen al menos un 8% de las garantías que ostentan sobre la antigua Abengoa Yield, y eleven el interés del 5% al 25%

Madrid, 26 de enero de 2016 (10:00 CET)

La escueta nota remitida anoche por Abengoa, tras el consejo de administración en el que se analizó el plan de viabilidad del grupo elaborado por la consultora Álvarez & Marsal, viene a confirmar lo ya sabido. Que la empresa tiene poco que decir. Y que serán ahora los bonistas y los acreedores los que diluciden cómo se sustancia finalmente las líneas recogidas en el plan.

"La sociedad deberá negociar con sus acreedores una reestructuración de la deuda y los recursos necesarios para continuar su actividad y operar de forma competitiva y sostenible en el futuro", recogía la nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), dejando entrever que, en esa negociación, los actuales responsables de la multinacional sevillana estarán a lo que digan los tenedores de su deuda. 

Presión permanente de los bonistas

Y aquí las dos partes enfrentadas (bonistas y acreedores) andan a la greña, presionando cada uno por su lado, buscando la mejor situación posible en la nueva Atlantica (antes Abengoa Yield), la golosa filial estadounidense sobre la que Abengoa todavía ostenta casi el 42%, aunque de manera un tanto ficticia al haber tenido que pignorar más del 39% en los tres últimos préstamos recibidos, entre septiembre y diciembre, por un importe de 389 millones de euros. 

En septiembre, varias entidades financieras españolas, otorgaron 165 millones garantizados con el 8,1% de Abengoa Yield. En octubre, Talos Capital Limited, vehículo del fondo británico The Children's Investment Master Fund (TCI), también obligó a pignorar otro 14% a cambio de prestar 118 millones. Y, la pasada Nochebuena, el G-7 (los bancos españoles más el HSBC y Crédit Agricole), junto al Instituto de Crédito Oficial (ICO), aumentó esas garantías en otro 17,3%. 

Más interés del préstamo

Pues bien, ahora, los bonistas han puesto como condición para conceder un nuevo préstamo de 160 millones que, además de elevar el interés del 5% al 25%, los bancos españoles liberen al menos un 8% de esas garantías sobre Atlantica. 

El asunto de la liquidez inmediata es lo que urge. Después vendrán nuevas negociaciones para llegar a un acuerdo definitivo sobre cómo reestructurar la deuda, a través de capitalizaciones o quitas. Acuerdo que deberá ser suscrito por acreedores cuyos créditos representen tres quintas partes del pasivo y el 75% del pasivo en manos de la banca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad