Isak Andic, dueño de Mango. EFE

Mango no es Zara: cierra otro año en números rojos

stop

La compañía de moda mejoró su Ebitda un 17%, pero no logró salir de las pérdidas

Madrid, 08 de agosto de 2019 (12:54 CET)

La cadena de moda Mango no logra salir del bucle de pérdidas que atraviesa desde hace años. La compañía ha cerrado el ejercicio 2018 con unos números rojos de 35 millones de euros, frente a los 33 millones que registró un año atrás y todo esto pese a haber aumentado sus ventas un 1,8%, hasta alcanzar los 2.233 millones.

Con estas cifras, se constanta que el liderazgo en la industria de la moda está en manos de Amancio OrtegaInditex, el mayor gigante textil del mundo y dueño de Zara, cerró 2018 con una facturación de 26.145 millones de euros, un 3% más, y ganó 3.444 millones, un 2% más.

No obstante, los datos de la cadena que preside Isak Andic también tienen una lectura positiva. El ebitda (beneficio bruto de explotación) de la compañía ha pasado de 115 a 135 millones, un 17% más, en un año en el que la firma ha invertido 57 millones para acelerar su transformación digital. Además, en 2018 la empresa catalana también ha logrado reducir su deuda financiera neta hasta los 315 millones, la mitad que hace dos años. Además, en diciembre de 2018 firmó un acuerdo de refinanciación hasta el año 2023, lo que le permite unos plazos de amortización más cómodos.

El director general de Mango, Toni Ruiz, ha destacado en un comunicado que, a pesar del entorno "complejo", los clientes han valorado bien las colecciones y ello les ha permitido aumentar las ventas, "algo que no había ocurrido en años anteriores".

"Gracias a ello, hemos conseguido un resultado de explotación equilibrado y nuestro ebitda ha crecido, lo que nos permitirá cumplir con nuestro plan estratégico y también seguir reduciendo deuda y gastos financieros", ha señalado Ruiz, que fue nombrado director general en noviembre del año pasado.

El 77% de los ingresos de Mango procede ya de la actividad internacional, mientras que el 23% restante corresponde al mercado español, que sigue siendo el primero en ventas.

Impulso de la venta online

Donde Mango ha registrado un crecimiento más acusado ha sido en la venta online, que en 2018 se ha incrementado un 31%, hasta alcanzar los 445 millones, lo que supone el 20% del total de la facturación. Mango tenía previsto alcanzar este objetivo a finales de 2020, por lo que ahora se plantea que las ventas a través de Internet representen el 25% en 2019 y el 30% en 2020.

La cadena está actualmente presente en 110 países y la venta por internet en más de 80. Para atender la venta en línea, la marca cuenta con ocho almacenes logísticos en todo el mundo, que serán nueve en el mes de septiembre, cuando estén operativas las nuevas instalaciones de México.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad