El fundador de Mediapro, Jaume Roures / EFE
stop

La empresa fundada por Jaume Roures reconoce "su responsabilidad" por la "conducta delictiva" al sobornar a cambio de los mundiales de 2014, 2018 y 2022

Barcelona, 18 de noviembre de 2020 (20:10 CET)

Mediapro ha admitido que sobornó a directivos de la FIFA para obtener derechos televisivos del mundial de fútbol.

La empresa fundada por Jaume Roures reconoce su responsabilidad, a través de la filial Imagina, en las mordidas a cambio de las concesiones del fútbol en los mundiales de 2014, 2018 y 2022.

"Imagina reconoce su responsabilidad, como persona jurídica, por la conducta delictiva de sus representantes; que dicha conducta delictiva de la que Imagina fue responsable incluyó el pago de sobornos para la compra de los derechos audiovisuales de la fase de clasificación en las regiones de Centroamérica y Caribe (CONCACAF) para los Campeonatos del Mundo de fútbol de 2014, 2018 y 2022", han asegurado en un comunicado de prensa. 

El gigante audiovisual ha admitido que se vulneró "la legislación de los EEUU y que en dicha conducta delictiva estuvieron implicados tres empleados, dos de los cuales se declararon culpables del pago de numerosos sobornos, y el tercero, un ex codirector general de Imagina, permitió el pago de un soborno de 1,5 millones de dólares a fin de adquirir los derechos de los clasificatorios y autorizó, dirigió y facilitó el pago de 500.000 dólares de dicha cantidad total". 

Roures y Benet: una multa de 20 millones

El comunicado afirma que las actividades de las "otras líneas de negocio" no estuvieron implicadas en el llamado caso Fifa Gate.

Tampoco Mediaproducción SL, la compañía que se encarga de la división de derechos audiovisuales de Imagina tanto en España como en otros países del mundo, "resultó acusada de, condenada por, ni utilizada para ejecutar las conductas descritas en las investigaciones mencionadas". 

Mediapro tuvo que pagar una multa de más de 25 millones de dólares (unos 20 millones de euros) por el Fifa Gate. Roures y Tatxo Benet, los máximos responsables de Mediapro e Imagina, pretendían evitar así que la justicia de los Estados Unidos pudiera seguir tirando del hilo. 

Los tejemanejes de Roures: el caso de TV3

Más allá del Fifa Gate, Roures está envuelto en otras situaciones polémicas. El empresario de Mediapro, Tatxo Benet, pretendía que la televisión pública catalana les comprara una serie de ocho documentales por 800.000 euros.

Hay audios que reflejan cómo Mediapro intentó presionar sin éxito a la presidenta en funciones de la CCMA, Núria Llorach, que les repitió "mil veces" que era "imposible" la adquisición por el alto coste. 

Benet recurrió al empresario David Madí para que intentara hablar con el vicepresidente Pere Aragonès para desencallar la compra. Además, insistió en que la emisión debía producirse antes de las elecciones, para evitar que perdiera interés.

La propia Llorach reconoció en la comisión de control de la CCMA que se estudiaba la compra, puesto que el director de TV3 los tenía sobre la mesa. 

El Consejo Profesional de TV3 emitió un comunicado por las malas prácticas que subyacían de los audios. Los profesionales de la televisión pública criticaron en un comunicado el monto que pedía Roures, y recordaron que "es aproximadamente 20 veces superior al que TV3 paga por los derechos de antena de un documental"

Hemeroteca

Jaume Roures Mediapro
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad