Moll negocia la adquisición de Grupo Zeta

stop

Los propietarios de Prensa Ibérica aceleran los contactos con los acreedores de la empresa de Asensio para quedarse el holding tras la negativa de Godó a comprarla

Los presidentes de Grupo Z y Prensa Ibérica, Asensio y Moll

20 de marzo de 2014 (20:18 CET)

Será la tercera ocasión en la que Editorial Prensa Ibérica se interese por Grupo Zeta. Primero fue en 2008. Más tarde, a principios de 2010, volvieron a producirse contactos que concluyeron sin éxito. Sin embargo, el escenario ha cambiado. El presidente de Zeta, Antonio Asensio Mosbah, ha reiterado a sus círculos íntimos la intención de desprenderse del grupo para dedicarse de manera definitiva a otros negocios, sobre todo en el entorno audiovisual. Por otra parte, y fruto de la crisis en el sector y de los ajustes aplicados en los últimos años, la compañía en venta es hoy más barata.

En ese contexto, el holding liderado por el empresario Javier Moll (Zaragoza, 1950) mantiene negociaciones avanzadas con los acreedores de Zeta para ultimar la adquisición, según ha podido conocer este medio de fuentes conocedoras de las conversaciones. A Prensa Ibérica le interesan las cabeceras regionales (Zeta posee además de El Periódico de Catalunya otros diarios como Sport, Córdoba, Mediterráneo, El Periódico de Aragón y El Periódico de Extremadura) pero no sucede lo mismo con las 16 revistas que publica ni con otras divisiones de negocio del grupo.

¿Última oferta posible?

La de Moll parece la última oferta sobre Zeta con posibilidades de prosperar en el mercado editorial español. Grupo Godó ha rechazado de forma definitiva tomar el control de la empresa de Asensio por las dudas que su editor, Javier Godó, alberga sobre la viabilidad de la operación y las sinergias que pudieran producirse entre las publicaciones y negocios.

Las conversaciones entre ambos grupos se han reactivado en las últimas semanas. El elemento innovador en esta ocasión radica en que además de comprador y vendedor participan representantes de los acreedores. Hasta la fecha, el pool bancario que sustenta las deudas del grupo tenía una representación directa en la gestión por la vía de Juan Llopart, presidente de la comisión ejecutiva y persona muy vinculada al presidente de La Caixa, Isidro Fainé. La enfermedad de Llopart ha sido otro de los aceleradores de los contactos.

Cien millones de deuda

Grupo Zeta firmó en 2008 un crédito sindicado con varias entidades financieras para hacer frente a la crisis del sector y la evolución menguante de sus publicaciones. El compromiso crediticio suponía una cifra total de 230 millones de euros y una serie de actuaciones en la gestión tendentes a reducir el endeudamiento durante cinco años.

Llopart lideró una reducción de costes por la vía de consecutivos adelgazamientos de la masa salarial del grupo. También se desprendió de algunos activos, como plantas de impresión o cabeceras diarias. El pasado verano, los 17 bancos participantes refinanciaron la deuda para un plazo de otros cinco años, pero con una disminución notable: la operación se suscribió por unos 100 millones de euros, según divulgó el propio grupo editorial.

Moll asumiría ese volumen pendiente, pero ha solicitado que la banca acreedora le mantenga y traslade las condiciones e, incluso, que apoye la reconversión pendiente del grupo (desinversión en revistas) para garantizar el futuro de las cabeceras que interesa asociar a su grupo editorial. De hecho, apriori la ganancia de Asensio con la venta radica en quedar liberado del pasivo de Zeta y de las deudas que mantienen sus negocios audiovisuales con el grupo editorial.

Un empresario ascendente

Moll ha sido designado el pasado enero como nuevo presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), cargo en el que sustituye a José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona. El empresario vive a caballo de España (en especial, en Canarias) y Australia. Si sus negocios principales en la Península Ibérica se centran en la edición de publicaciones, los situados en el lejano continente tienen más que ver con la promoción inmobiliaria e, incluso, el audiovisual.

El que puede convertirse en futuro propietario de las cabeceras de Grupo Zeta ha edificado su fortuna a partir de los medios de comunicación. Dispone de 16 cabeceras diarias impresas, centros de impresión, varias televisiones y radios. En Catalunya es propietario de Diari de Girona y Regió-7 por lo que El Periódico de Catalunya le permitiría elevar su cuota de mercado al nivel que ocupa en otras autonomías españolas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad