Nissan hincha las previsiones de producción en Barcelona

stop

La compañía japonesa avanza, en plena negociación del convenio, que prevé fabricar 190.000 coches el año que viene

Xavier Alegret

Ejecutivos de Nissan presentaron el inicio de la producción del Navara hace justo un año / XA
Ejecutivos de Nissan presentaron el inicio de la producción del Navara hace justo un año / XA

Barcelona, 19 de octubre de 2016 (01:00 CET)

La dirección de la fábrica de Nissan en Barcelona y el comité de empresa mantuvieron este lunes la décima reunión del nuevo convenio, con pocos avances. Las negociaciones amenazan con eternizarse y los sindicatos presionan con huelgas. En este contexto, la dirección también juega sus cartas y ha deslizado unas previsiones de producción muy por encima de las actuales, un canto de sirena hacia la plantilla que en el comité de empresa no terminan de creerse.

La previsión de producción en la Zona Franca para este ejercicio fiscal, que va de abril a marzo del año que viene, es de 132.000 unidades, la misma que en el ejercicio anterior y que no se cumplió –no se llegó ni a las 100.000–. Para el próximo año, la marca habla de una previsión de 176.000 coches, un 33% más y casi el doble que dos años atrás, según han explicado fuentes cercanas a la compañía. La previsión para toda España es de 190.000.  

Las cuentas de Nissan

Nissan, que no ha confirmado los datos ya que no suele hacer públicas las previsiones de fabricación, basa dicho incremento en la curva de lanzamiento de la pick-up Navara y en el inicio de la fabricación del mismo modelo para Renault y Daimler, aunque estos no tienen fecha confirmada de salida al mercado.  

Los cálculos son que, con la pick-up para las tres marcas, se produzcan 120.000 unidades anuales sólo de este modelo: 60.000 del Navara y 60.000 más entre Renault y Daimler. Las 56.000 restantes deberán cubrirlas el Pulsar y la furgoneta NV200, tanto en su versión de combustión como en la eléctrica.  

Estos números no convencen a los sindicatos. No porque sean insuficientes, sino porque no les salen las cuentas: los consideran poco realistas. Por un lado, porque todavía no se conocen las fechas de lanzamiento de la pick-up para Renault y Daimler, y hay mucha rumorología al respecto. Y por el otro porque también hay incertidumbre sobre hasta dónde llegará el Pulsar y su producción va a la baja.

Las dudas del pick-up y el Navara  

A finales de 2015 se empezó a fabricar el Navara y se dijo que sus modelos hermanos verían la luz a finales de este año –para Renault– y en primavera del año que viene –para Daimler–. Esta previsión se dejó atrás y hace unos días, Nissan anunció que la Zona Franca ya estaba preparada para incrementar la producción de dicho modelo, pero no concretó los lanzamientos.  

Ahora, algunas fuentes hablan de que el de Renault no verá la luz antes de la próxima primavera y el de Daimler, hasta dentro de un año, lo que haría imposible que se fabricaran ya las 120.000 unidades previstas. Oficialmente, la dirección de Nissan en España no se pronuncia, escudándose en que son modelos de otras marcas del grupo.

La otra incógnita es qué pasará con el Pulsar. Como avanzó Economía Digital, su escaso éxito comercial –se fabrican menos de la mitad de las 80.000 unidades previstas– hace que el grupo dude sobre si alargar su ciclo de vida más allá de 2018, y la plantilla ya lo da por perdido, puesto que la fábrica no trabaja para su cambio de cara.  

En plenas negociaciones

Dirección y comité de empresa de Nissan vuelven a reunirse este jueves para seguir negociando el convenio. En septiembre, los sindicatos convocaron paros parciales para presionar a la compañía y conseguir más avances en las conversaciones. En la siguiente reunión, las posturas se acercaron, por lo que dejaron las movilizaciones en stand by.

Sin embargo, la de este lunes no fue bien para los sindicatos, que volvieron a poner encima de la mesa las movilizaciones. Este mismo martes, CCOO aseguró en una nota de prensa que si este jueves no hay avances, volverán a los paros. Tras un año con el convenio vencido, ambas partes esperan cerrar un pacto antes de fin de año, un reto que no parece fácil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad