Una imagen del logotipo de Nissan.

Nissan reserva 20 millones para reestructurar Cantabria

stop

La automovilística tiene en marcha un plan para adaptar la fábrica de Los Corrales de Buelna, dedicada a la producción de componentes

Barcelona, 27 de julio de 2020 (11:53 CET)

Nissan estima que la reestructuración de su fábrica en Los Corrales de Buelna (Cantabria) costará alrededor de 20 millones de euros. A finales de junio, la compañía y los sindicatos rubricaron un plan de ultraactividad para recortar costes y ahora la empresa ya provisiona el gasto que hará en la instalación.

Según la documentación a la que ha tenido acceso Economía Digital, la empresa provisionó 20,1 millones de euros para la "reestructuración de Cantabria" en el ejercicio 2019/2020. Fue antes incluso de sentarse a negociar con el comité de empresa, pero una práctica habitual de la multinacional, que suele anotar los gastos en sus cuentas con antelación.

El proyecto protegerá finalmente el empleo y supondrá una inversión global de 40 millones de euros. A cambio, implica la reducción del 5% de la jornada a partir del 1 enero de 2021 y la aplicación de medidas de flexibilidad temporales como un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). El recorte de derechos es muy inferior al que pretendía inicialmente la marca, que barajaba un recorte salarial de alrededor del 35%. 

Por otro lado, se garantiza el 100% de las pagas extras, las vacaciones y un máximo de 10 días laborales. La firma también congelará los salarios para el periodo 2021-2023 y mantendrá el complemento de incapacidad temporal por enfermedad común del 75% así como el compromiso de estudio para el desarrollo de la movilidad funcional.

La fábrica de Nissan en Los Corrales de Buelna, que produce piezas para vehículos de Nissan y Renault, salvó su actividad después de que el fabricante nipón ya haya confirmado la clausura de su centro en Barcelona, con un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para 2.525 personas. 

Plan de ultra-competitividad para la planta

Ahora el objetivo de la dirección local es dotar a la industria cántabra de un plan de competitividad para los próximos años, hasta 2023. Uno de los objetivos que pretende es reducir el coste por pieza un 28%.

El acuerdo también da respuesta a los tres ejes del plan planteado por la dirección, la mejora del rendimiento de la planta, el aumento del volumen de negocio y la renovación de las instalaciones, incluyendo la introducción de nuevas tecnologías, y recoge los objetivos marcados por el comité de empresa: compromiso de empleo, incremento de carga de trabajo y un plan de inversiones.

“Con la consecución de este acuerdo, una vez sea ratificado, trasladamos un mensaje del compromiso de la planta y la apuesta decidida por su futuro. A través del plan de ultra-competitividad dispondremos de una oportunidad única para construir un futuro sostenible para la planta de Cantabria”, celebró el director general de operaciones de Nissan en Los Corrales de Buelna, Eduard Reimondez, en el momento de su firma.

Hemeroteca

Nissan
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad