Nueva sacudida al puerto de Valencia

stop

Las insolvencias de los concesionarios portuarios ponen en una difícil situación económica a la Autoridad Portuaria de Valencia (APV)

02 de octubre de 2013 (08:34 CET)

El concurso de acreedores de Carport es un nuevo golpe en la línea de flotación del puerto de Valencia. El pasivo de 37 millones de euros de la empresa especializada en la logística del automóvil abre una crisis sin precedentes en la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), que acumula 629 millones de euros de deuda (ahora se le sumará casi un 7% adicional) y se convierte en el puerto español con mayor nivel de endeudamiento.

Carport es la sexta concesionaria de la APB que presenta sus libros en los juzgados. Por la morfología de la relación administrativa que mantenía el puerto con la empresa, deberá ser el primero quien asuma las deudas de la compañía que prestaba el servicio, según ha podido saber Economía Digital.

Tasas e inflexibilidad en el cobro

La compañía se ha visto obligada a presentar la declaración de insolvencia por lo que considera una gestión ruinosa de la APV, que incluye los puertos de Valencia y Sagunto, con sus concesionarios. Además de varias solicitudes de aplazamientos de pagos presentadas y no atendidas, la firma se queja en la documentación judicial de que los rectores de la infraestructura de transporte incumplen sus compromisos en materia de nuevas infraestructuras o con la política de tasas que se le aplicaba a su actividad.

Todo apunta a una profunda crisis de la APV, que preside Rafael Aznar, en las últimas semanas. Al deterioro institucional sufrido por la denuncia de la Fiscalía contra su presidente por malversación, se une ahora la cadena de proyectos fallidos y de planes no desarrollados o abandonados en plena ejecución.

Varios proyectos afectados


Servicesa, concesionaria de la terminal de graneles de puerto de Valencia, suspendió pagos después de que la APV rescatara la concesión al no hacer frente a las inversiones comprometidas con la Autoridad Portuaria. Sagunto Bulk Terminal, dedicada a la manipulación de graneles sucios, fundamentalmente carbón y clinker, promovida por TPS Tarragona y CYES Valencia, con una inversión prevista de 88 millones de euros, renunció a su concesión en 2011 y nunca llegó a operar.

La Terminal Polivalente Portuaria de Sagunto, destinada a la manipulación de productos siderúrgicos y adjudicada al Grupo Ros Casares, que tenía prevista una inversión de 47 millones de euros, tampoco se ha puesto en marcha y la promotora renunció a la concesión en junio de 2012.

Una inversión de 54 millones

La terminal de Carport fue uno de los proyectos más ambiciosos para impulsar las actividades del puerto de Valencia. Iniciado en 2007, ha supuesto la creación de una infraestructura logística para vehículos de más de 270.000 metros cuadrados y una inversión de 54 millones de euros.

La crisis en el sector del automóvil ha impedido llevar a cabo los planes de desarrollo de negocio previstos. Frente a un tráfico anual cercano a los 300.000 vehículos, las cifras de los últimos años apenas llegan a la mitad. Carport venía registrando dificultades en los últimos años y había solicitado aplazamiento de pagos a la Autoridad Portuaria.

Carport consiguió un importante contrato para el tránsito en su terminal de vehículos de Sagunto. El pacto servía para trasladar producto entre Ford (Almussafes), su factoría de Turquía y sus distribuidoras de Norteamérica. El proyecto ha sido insuficiente para mantener la operatividad de la terminal. Además, la decisión de Ford de fabricar estas furgonetas en Almussafes y exportarlas a partir de ahora desde el Puerto de Valencia, reduce el negocio de Carport desde Sagunto.

La ausencia de conexiones ferroviarias directas para la terminal de Carport es otra causa que ha impedido su pleno desarrollo y aprovechamiento de sus capacidades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad