Orange se aleja de Yoigo

stop

TELECOMUNICACIONES

Jean Marc Vignolles, CEO de Orange España. EFE

03 de enero de 2013 (21:07 CET)

La operación del año en el sector de las telecomunicaciones en España se enfría. La compra de Yoigo por parte de Orange queda aparcada de momento. Las negociaciones están prácticamente rotas, aunque no del todo, según fuentes del mercado de telecomunicaciones. La causa de este contratiempo no es otro que el precio.

La compañía sueca TeliaSonera, accionista mayoritario de Yoigo con el 76,6% del capital, pide 1.000 millones de euros por su participación, una cifra que no asumirá la dueña de Orange, France Télécom, porque esperaba hacerse con la cuarta operadora de España por unos 800 millones.

La necesidad

200 millones separan a Orange de Yoigo. Pero también entran en juego las necesidades de ambas compañías. Por un lado, TeliaSonera, que quiere vender, pero no a cualquier precio, y por otro, Orange, que quiere competir de tú a tú con Vodafone y Movistar en el mercado español.

El pasado diciembre el director financiero de TeliaSonera, Per-Arne Blomquist, aseguró que cuenta con la venta de Yoigo para reducir el ratio de deuda de la compañía hasta 1,5 veces. Esta necesidad volvió a calentar la operación, que estaba prácticamente cerrada con France Télécom, como adelantó Economía Digital.

Otro mercado

La operadora sueca lo tiene claro. Antes de seguir en un mercado como el español, donde prácticamente Yoigo ya no puede seguir creciendo, prefiere invertir en otros mercados donde sí pueda ganar cuota de mercado. En los 10 años que lleva Yoigo, nació en 2002 pero opera desde 2006, Telia Sonera ha invertido 1.000 millones de euros, según fuentes de la propia compañía. Ahora quiere recuperar ese dinero, pero el mercado está muy barato.

Una muestra de ello es la compra de Simyo por parte de Orange. Finalmente, la marca de France Télécom se hizo con el operador móvil virtual de KPN a un precio de 30 millones de euros, una cifra que el mercado cree sensiblemente baja.

La baza de Orange

La operadora francesa quiere conseguir Yoigo a buen precio como hizo con Simyo. Su oferta, de unos 800 millones se queda lejos de la demanda de la sueca, pero la baza de Orange está en el tiempo. Las necesidades de capital están en TeliaSonera, Orange acaba de recibir 1.300 millones por la filial austríaca. “El tiempo corre para las dos, pero más para la sueca”, explican las fuentes.

El mayor contratiempo que puede tener France Télécom es la aparición de un tercero que pueda llevarse finalmente el gato al agua. Vodafone también ha mostrado interés, pero menos que Orange, aunque no se descarta a la operadora británica.

Tanto France Télécom como Yoigo han declinado hacer comentarios sobre las negociaciones hasta el caso de que se llegue a un acuerdo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad