Panrico reparte la producción de Santiago

stop

REESTRUCTURACIÓN DEL GRUPO

Panrico celebra este año el 50a aniversario del inicio de la comercialización de sus 'Donuts'

02 de agosto de 2012 (20:45 CET)

El comité de empresa de Panrico en Compostela denuncia que el grupo de pan de molde y bollería industrial pretende desviar la carga de trabajo de su factoría --que prevé cerrar el próximo día 31-- a los centros de Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona), Paracuellos del Jarama (Madrid) y Puente Genil (Córdoba).

Según apuntan los representantes sindicales, el reparto está recogido en la documentación que les ha facilitado el grupo de alimentación. La empresa dirigida por Joan Casaponsa ya ha iniciado formalmente el período de consultas para clausurar la planta, que dejará en la calle a unos 100 empleados.

Los trabajadores insisten en que el centro de Santiago es viable, ya que abastece a todo el norte de España hasta Catalunya y también produce para algunas zonas del norte de Portugal. “No entendemos que cierren esta factoría y menos con un expediente de regulación de empleo”, explica Francisco Vilar, el secretario de la Federación Agroalimentaria de CCOO en Galicia.

Más ajustes

El sindicalista indica igualmente, como ya adelantó Economía Digital, que los ajustes de la empresa de bollería industrial no se limitarán a la planta de Santiago. “Nos han dicho que en breve tendrán que tomar muchas más decisiones por lo que convocarán a los sindicatos para hablarles a nivel de toda España. Pero en estos momentos, lo que más nos importa es el futuro de la planta de Santiago”, afirma Vilar.

Las tres factorías a las que desviarán la producción --Barcelona, Madrid y Córdoba-- ya sufrieron en el pasado los recortes del grupo. Los empleados dieron luz verde entre finales de 2011 y los primeros meses de 2012 a una rebaja de sus condiciones laborales. Básicamente, renunciaron (no sin conflictos laborales) a mejoras salariales para mantener los puestos de trabajo.

Según fuentes de Panrico, tras su reestructuración son de los centros más competitivos que hay en el Estado.

Xunta de Galicia

La plantilla de Santiago está a la espera de que la cúpula de Panrico se ponga en contacto con la Xunta de Galicia para negociar una posible alternativa al cierre, que podría pasar por la venta de la planta a otro grupo. “Nos han dicho que en breve se pondrán en contacto con el Gobierno gallego", indican los representantes de los trabajadores.

Hasta la fecha, los directivos han sido claros. Panrico no puede asumir los costes de la producción de Galicia más allá del 31 de agosto. Si no, estará comprometida la viabilidad de todo el grupo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad