Pimec enfría su apoyo al proceso soberanista catalán

stop

El presidente de la patronal reclama diálogo y que los dos Ejecutivos implicados eviten “intransigencias, amenazas o visiones apocalípticas”

08 de julio de 2014 (19:49 CET)

Pimec ha sido la organización empresarial que más guiños ha ofrecido al envite nacionalista del Govern catalán de la mano de ERC. Pero en su gran noche del año, la entrega de los 27 premios que otorga la institución, y en presencia del presidente de la Generalitat, Artur Mas, la patronal ha enfriado su adhesión a las políticas de CiU en este sentido.

“Existe una preocupación entre los empresarios por lo que parece una incapacidad de dialogar y de llevar este proceso sin intransigencias, ni amenazas ni visiones apocalípticas”, ha remarcado el presidente de la entidad, Josep González. Unas palabras en las que viene implícito tanto un toque de atención al Gobierno central como al catalán. “Desde Pimec procuraremos tener y marcar este proceso con toda la serenidad posible, y hacemos votos para que exista el máximo nivel de diálogo”, ha remarcado.

Apoyo al derecho a decidir

La prudencia impera en el discurso de González, poco dado a las declaraciones rotundas. Este martes no ha sido una excepción. Justo antes de tocar la cara a las Administraciones que se han enfrentado por la consulta del 9 de noviembre, ha recordado que la patronal es favorable al derecho a decidir. Incluso ha reafirmado el apoyo de Pimec a “una expresión inequívocamente democrática como la que tenemos planteada, como creo que no puede ser de otra forma”.

Asimismo, ha dado un espaldarazo moderado al plan industrial que Mas y el responsable de Empresa i Ocupació, Felip Puig, presentaron el pasado viernes. “Sus líneas maestras son acertadas y ahora debemos llenarlas de contenido para volver a dar a la industria aquel esplendor que había tenido hace ya tiempo y que nunca tendría que haber perdido”.

La moderación en el discurso de la patronal frente al proceso nacionalista ya se puso de manifiesto cuando la cúpula decidió no acudir a la firma del Manifest del Far, un acto que perseguía una foto de empresarios que apoyaban la consulta. Fue la organización territorial de la patronal, Pimec Girona, quien rubricó el documento junto a las cámaras de comercio catalanas y Fepime, la patronal centrada en las pymes adscrita a Foment del Treball.

Reivindicaciones empresariales

En el capítulo empresarial, González ha recordado la lista de peticiones que incluyó en el acto Diguem prou! (¡Digamos basta!). Entre ellas, la subida de impuestos, la necesidad de rebajar los costes energéticos o la falta de colaboración en eliminar burocracia administrativa. El presidente de Pimec ha afirmado que tanto la Administración catalana como la española tienen en sus manos las conclusiones del acto. “Se han traducido en la creación de mesas de trabajo que esperemos que den lugar a medidas concretas”.

Ha añadido una petición al Gobierno capitaneado por Mariano Rajoy: reformar la ley concursal para evitar “tantos cierres y para encontrar empresarios que continúen con la actividad de las empresas afectadas”. También reclaman que en la gestión de insolvencias, los créditos pendientes de Hacienda y la Seguridad Social pierdan la condición de preferentes. La patronal catalana considera absolutamente necesario dar este paso para conformar “una verdadera ley de segunda oportunidad”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad