Primer cara a cara entre Repsol e YPF tras la expropiación

stop

JUNTA DE ACCIONISTAS

El presidente de Repsol, Antonio Brufau

31 de mayo de 2012 (20:30 CET)

El primer enfrentamiento cara a cara entre Repsol e YPF se producirá el próximo lunes en Buenos Aires, y no será en los juzgados, sino en la asamblea general ordinaria de accionistas de la petrolera argentina. Será el primer asalto de un larguísimo combate que enfrentará a la compañía que preside Antonio Brufau con el Estado argentino, dueño de YPF tras la expropiación del 51% del capital a Repsol.

Un representante de la petrolera española viajará este fin de semana a la capital argentina para rematar la estrategia a llevar a cabo durante la celebración de la misma. Todo indica que la posición de Repsol será defensiva, y no irá al ataque. La compañía española pretende con su asistencia no dar su brazo a torcer ante lo que asegura es una injusticia, y por ello acudirá con la ley en la mano para defender lo que es suyo y ha conseguido en los últimos años.

Sorpresa, sorpresa

El comportamiento de la petrolera española será estrictamente jurídico. La compañía que preside Antonio Brufau asistirá al encuentro con los ojos cerrados porque no sabe qué se encontrará en Argentina. Fuentes del mercado argentino aseguran que es muy posible que la directiva de YPF tenga el apoyo de La Cámpora, la organización revolucionaria que dirige el hijo de la presidenta de Argentina y que cada día tiene mayor poder en el país.

En cualquier caso, a Repsol no le harán el pasillo en YPF y menos ahora que posee el 12% del capital de la compañía tras confirmar este jueves que ha recuperado un 6% de las acciones como garantía del préstamo que dio al Grupo Petersen para ampliar su posición en YPF y que la familia Eskenazi no puede afrontar por su débil economía.

Nula relación

Las relaciones entre los nuevos dueños de YPF y Repsol han sido nulas desde que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunciara la expropiación de la compañía argentina. Desde ese instante no existen relaciones. El próximo lunes tendrán que hablar sí o sí.

Hasta ahora, Repsol se ha dedicado a defenderse de la expropiación únicamente desde el punto de vista jurídico. No quiere entrar en otro terreno que no sea el de la ley. Hasta la fecha, Repsol ha enviado al Gobierno argentino una misiva en la que mostraba su desacuerdo por la expropiación como paso previo a la demanda que la petrolera española realizará ante el Ciadi, el organismo del Banco Mundial que vigila las relaciones comerciales entre terceros.

En esa carta, Repsol pide al Ejecutivo peronista que negocie un justiprecio pero desde la Casa Rosada no se ha recibido respuesta alguna al respecto por lo que en breve la petrolera tendrá que acudir al Ciadi.

Además, Repsol se unió junto a un fondo norteamericano accionista de la argentina para presentar otra demanda en un tribunal de Nueva York en la que piden a Argentina que lance una opa sobre el 100% del capital de YPF, así como una compensación por los daños causados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad