Qatar Foundation se harta de Villar Mir

stop

Rescinde a OHL el contrato de 2.000 millones de euros del hospital de Sidra (Doha) tras retrasar cuatro años su finalización

El emir de Qatar y Juan Miguel Villar Mir | ED/ EFE

24 de julio de 2014 (19:22 CET)

La paciencia tiene un límite. Y la de Qatar Foundation con OHL --la cabecera del grupo constructor que preside Juan Miguel Villar-Mir-- se ha agotado. La organización benéfica qatarí, y actual patrocinador del Barça, se ha cansado de retrasos y más retrasos en la construcción, en Doha, del que será uno de los hospitales de alta tecnología más avanzados del mundo: el Centro Médico y de Investigación de Sidra. Y ha cortado por lo sano al rescindir el contrato de casi 2.000 millones de euros firmado en enero de 2008.

Una obra que, cuando se adjudicó al consorcio formado por OHL y Contrack International, filial del grupo egipcio Orascom, se preveía entregar en 40 meses, durante la primavera de 2011. Poco más de tres años que finalmente llevan camino de convertirse en siete. La constructora asegura que la obra está en su recta final, ejecutada al 95%, y con fecha de entrega definitiva a lo largo del primer cuatrimestre de 2015.

La resolución del contrato del hospital se produce justo un año después de que el propio Gobierno de Qatar, a través de Qatar Railway Company, firmara un acuerdo con otro consorcio del que OHL formaba parte para, por unos 1.100 millones de euros, diseñar y construir las dos estaciones más emblemáticas del metro de Doha, Msheireb y Education City.

Arbitraje

Aunque desde OHL han querido echar balones fuera, señalando que “no espera que del desenlace final de esta contingencia resulte en ningún caso un impacto material para su patrimonio o situación financiera”, el asunto no debe estar tan claro.

Por ello, la constructora presidida por Villar Mir se ha apresurado a anunciar que tiene previsto acudir al arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), en Londres, para reclamar la protección efectiva de sus intereses --esos 1.000 millones de euros correspondientes a su 55% de participación en la joint venture-- por entender que carecen de fundamento los motivos alegados por Qatar Foundation para resolver unilateralmente el contrato.

Retraso injustificado


Los que, como la propia constructora ha reconocido en hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se derivan del “incumplimiento por parte del consorcio de la debida diligencia en el desempeño de sus obligaciones contractuales, particularmente en lo que se refiere al ritmo de los trabajos y plazos de entrega”. Vamos, que lo tardar siete años, el doble de lo previsto, en construir el hospital, por muy vanguardista que sea, resulta a todas luces excesivo.

El contrato, bajo la modalidad de llave en mano, incluía el diseño, la ingeniería, la construcción y el equipamiento del hospital, así como su conservación y mantenimiento durante un plazo adicional de dos años.

Impacto sobre la credibilidad

Al margen del estropicio económico que esta rescisión contractual pueda finalmente suponer, habrá que ver en los próximos meses el impacto que la medida tiene a nivel de credibilidad internacional, de cara a las próximas adjudicaciones de concesiones y obras en las que OHL está inmersa. En 2013, el Grupo OHL figuraba en los rankings de la prestigiosa revista ENR entre las primeras 23 constructoras internacionales y en la décima posición en infraestructura de transporte.

No en vano, el grupo constructor presidido por Villar Mir, y del que hace unos meses cuenta con Josep Piqué como consejero delegado, tiene intención de seguir aumentado el actual 85% que suma la cartera exterior en el total de la actividad, lo que representa que el 92% del ebitda del grupo se contabilice fuera de España.

6.500 millones en liza en Canadá

Lógicamente, OHL no recoge este importante revés a su prestigio internacional en su página web. Lo último que recoge es precisamente uno de esas grandes concesiones de las que está pendiente. Los cerca de 3.000 millones de euros en los que está presupuestada la construcción del nuevo puente sobre el río San Lorenzo, en Montreal (Canadà).

Obra para la que ha sido precalificado el consorcio liderado por OHL Concesiones por parte del Gobierno Federal de Canadá. País en el que también opta a resultar adjudicatario de una línea de metro ligero en Toronto. Otro suculento contrato de más de 5.000 millones de dólares canadienses, unos 3.600 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad