¿Quién gana y quién pierde en el plan de 'rescate' de Colonial?

stop

La inmobiliaria necesita refinanciar su deuda millonaria. De conseguirlo, el equipo directivo recibiría un 'bonus' de hasta cuatro millones de euros

De izquierda a derecha, el CEO de Colonial, Pere Viñolas, y el presidente, Juan José Brugera

25 de enero de 2014 (22:01 CET)

Colonial ha aprobado esta semana un plan de rescate. Consta de una inyección de 1.000 millones, de los cuales sólo hay asegurados 500, por el momento; la refinanciación de un crédito que roza los 1.800 millones de euros; la venta del 20% de la joya de la corona, la filial francesa SFL; y también la de su banco malo, Asentia.

A la espera de que se consiga otro préstamo y que los nuevos inversores --el grupo Villar Mir, Santo Domingo y Amura Capital-- pongan dinero en la inmobiliaria catalana, algunos ya se prodigan como los vencedores si las mejores previsiones se cumplen.

Un 'bonus' de hasta cuatro millones 

¿Quién gana y quién pierde en este plan? Entre los ganadores estarían el equipo directivo y también el empresario Juan Miguel Villar Mir. El presidente y el consejero delegado de Colonial, Juan José Bruguera y Pere Viñolas, de refinanciarse toda la deuda y limpiarse las cuentas de la compañía, obtendrían una retribución máxima de cuatro millones de euros, según se anunció en la junta del pasado junio.
 
Los bolsillos y las cuentas corrientes de estos directivos sí que notarían, y de forma directa, cómo de beneficiosa ha sido la operación. Además, otro vencedor en esta partida por salvar la inmobiliaria sería el presidente del grupo que también integra OHL.

Villar Mir Vs Brookfield 


Villar Mir ha dado su palabra de que, con una deuda reestructurada, pondrá otros 300 millones en la compañía y pasaría a tener el 29,9% del capital. Se asegura, de este modo, ser el principal socio y estar más cerca de tener el control de la empresa.

Además, se quitaría de encima a uno de sus adversarios en estos momentos, el fondo canadiense Brookfield. Como principal acreedor de la compañía, con cerca de 800 millones de la deuda, Brookfield ha presentado a Colonial otra salida alternativa y diferente a la de Villar Mir que incluye la venta, no parcial, sino total, de SFL.

El fondo canadiense podría convertir la deuda en capital 

Sin embargo, los accionistas de la inmobiliaria votaron esta semana, en su mayoría, la propuesta del empresario español. El objetivo ahora de la dirección de Colonial es pagar cuanto antes a Brookfield su parte de la deuda, de modo que pasaría al bando de los vencidos y ya no tendría ningún vínculo con la empresa.

Aún no está todo decidido. La ampliación de capital está abierta a todos los accionistas y acreedores. Brookfield todavía puede tomar partido y afianzar su posición en la inmobiliaria si convierte la deuda en capital de la inmobiliaria. Con todo, habrá que esperar a lo que acontece durante los próximos meses. Y, si fructifica la reestructuración de la deuda, observar qué pasos dan tanto Villar Mir como Brookfield en su pugna por el control de la compañía.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad