Repsol pone la velocidad de crucero inversora: 5.000 millones al año. En la imagen, Antoni Brufau y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol. EFE

Repsol se toma dos años para aprender a vivir sin Gas Natural

stop

Repsol asegura a los analistas que dentro de dos años habrá reinvertido los 3.800 millones de Gas Natural y convertirá el dividendo en negocio

Xavier Alegret

Economía Digital

Repsol pone la velocidad de crucero inversora: 5.000 millones al año. En la imagen, Antoni Brufau y Josu Jon Imaz, presidente y consejero delegado de Repsol. EFE

Barcelona, 05 de mayo de 2018 (04:55 CET)

La participación en Gas Natural aportó a las cuentas de Repsol 272 millones de dividendo en 2017, cifra sensiblemente inferior a los 361 millones de 2016 y las de años interiores por la rebaja de la participación, del 30% al 20%. Lo que preocupa ahora a los inversores, tras el acuerdo para vender la totalidad de la participación, es de donde saldrán estos cientos de millones que contribuyen al dividendo de Repsol. La compañía pide dos años.

Repsol presentó este viernes sus resultados del primer trimestre, con una caída del beneficio de más del 11%. Pero eso no preocupaba a los analistas. De hecho, subió en bolsa, ya que mejoraba las previsiones y los inversores entendieron que se trataba de circunstancias excepcionales. Las dudas que les pasaban por la cabeza eran sobre el negocio en algunos países y sobre todo, acerca de la vida después de Gas Natural.

Durante la conferencia con los analistas, hasta tres preguntaron a Miguel Martínez, director general financiero de Repsol, sobre la venta del 20% de la gasística a CVC y la familia March. La petrolera mantiene las previsiones iniciales de cerrar en junio la venta, si bien fuentes cercanas a las negociaciones apuntan a que puede demorarse hasta finales de agosto.

Repsol: “Nos merecemos el crédito de dos años para convertir el dividendo de Gas Natural en ebitda”

Lo que más les interesaba era el futuro sin Gas Natural, especialmente en qué se invertirán los más de 3.800 millones que cobrará y cómo premiará a sus accionistas sin el dividendo de la compañía que preside Francisco Reynés. Martínez defendió que Repsol convertirá los dividendos perdidos en ebitda, es decir, en beneficios de su propio negocio. ¿Cómo? Reinvirtiendo el dinero en negocios con alta rentabilidad que terminen generando ese beneficio.

“Transformaremos el dividendo de Gas Natural en ebitda (…) Si no somos capaces de encontrar inversiones, no tengan duda que retornaremos ese dinero a los accionistas. Pero nos merecemos el crédito de dos años para analizar oportunidades con el objetivo de convertir lo que recibíamos de Gas Natural en ebitda, generado por nosotros y pensando a largo plazo”, respondió.

La duda, o lo que debe analizarse de ahora en adelante, es en qué se invertirán. El director financiero de Repsol ofreció pocos detalles más que los dados hasta ahora por su consejero delegado, Josu Jon Imaz. Lo que sí concreto es que el plan estratégico, que marcará las líneas maestras del futuro de la petrolera, se presentará dentro de algo más de un mes, el 6 de junio.

La compañía distribuirá los 3.816 millones de Gas Natural en tres partes. Una de ellas se destinará al crecimiento orgánico en exploración; otra al desarrollo del negocio del gas, en el que, sin ser accionistas de una compañía del sector, pueden entrar más a fondo, y la tercera, a energías alternativas, movilidad, etc. Miguel Martínez matizó que las cantidades no están prefijadas, que no habrá ninguna inversión de miles de millones y que primará la rentabilidad.

Repsol gana el 11,5% menos

Repsol cerró el primer trimestre de 2017 con un beneficio neto de 610 millones de euros, el 11,5% menos que en el mismo periodo de 2017. Las causas de esta caída fueron, según la compañía, un primer trimestre del año pasado excepcionalmente bueno por la subida del petróleo, las paradas por mantenimiento de algunas instalaciones y la cotización del dólar.

La petrolera que preside Antoni Brufau obtuvo un ebitda de 1.804 millones, el 2,2% menos que un año antes. El negocio Upstream –producción y refino– ganó 320 millones, el 42,9% más, pero su mayor negocio, el de Downstream, redujo el 15% sus ganancias, hasta los 425 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad