Repsol reduce a la mitad el beneficio por la caída del crudo y las provisiones

stop

EL PRECIO DEL PETRÓLEO PASA FACTURA

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, en una imagen de archivo

desde Madrid, 12 de noviembre de 2015 (08:52 CET)

La caída del precio del crudo y las provisiones extraordinarias han dejado el resultado neto de Repsol, al cierre del tercer trimestre, en 832 millones de euros, la mitad de los 1.646 millones registrado en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Sin estas minusvalías, Repsol alcanzó en los primeros nueve meses de 2015 un beneficio neto ajustado de 1.399 millones de euros, un 5% superior a los 1.337 millones de euros obtenidos en el mismo periodo de 2014. Y confía en dejarlo entre 1.600 y 1.800 millones al cierre del ejercicio.

329 millones menos por la caída del petróleo

Las causas de esta reducción en el beneficio neto se relacionan con los 329 millones menos en el valor de los inventarios y los 238 millones que se han tenido que dotar sobre los activos de upstream en Mid-continent y Gas & Power en Norteamérica. Ambas variables se compensan por las ventas de la participación en CLH y de licencias de exploración en Canadá.

En términos trimestrales, las cuentas son de 159 millones en el beneficio ajustado, y de pérdidas de 221 millones en en el beneficio neto, frente a los 319 registrados en el mismo trimestre de 2014. La estimación de la compañía es cerrar el ejercicio con un beneficio neto entre 1.250 y 1.500 millones de euros.

Por otro lado, Repsol ha incrementado un 13,3% su ebirda con respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 3.888 millones de euros, en línea con sus previsiones.

Incremento de la producción de barriles

En lo que se refiere al comportamiento de los negocios, el área de upstream ha alcanzado durante el último trimestre, primer periodo completo desde la integración de Talisman, una producción media de 653.400 barriles equivalentes de petróleo al día, un 80% más que lo producido en el mismo trimestre de 2014. En el mes de octubre esta cifra se ha incrementado hasta 685.000 barriles.

En el área de downstream, la calidad de los activos industriales y los altos niveles de eficiencia alcanzados durante los últimos años hacen de Repsol una de las compañías del sector que más valor capturan y que mejor están aprovechando el incremento de los márgenes internacionales. El downstream de Repsol aumentó su resultado en el año un 158% y compensó el fuerte impacto que los menores precios internacionales del crudo están teniendo en la actividad del upstream.

Desde el pasado 8 de mayo, Repsol integra en sus cuentas los activos de Talisman. Con la adquisición de la compañía canadiense, la petrolera culminó la ejecución de su anterior Plan Estratégico y rebasó ampliamente los objetivos de producción y reservas, convirtiéndose, además, en una de las 15 petroleras privadas más importantes del mundo.

Plan Estratégico

Una vez culminada con éxito la fase de crecimiento de los últimos años, Repsol presentó el pasado mes de octubre un nuevo Plan Estratégico (2016-2020) orientado a la puesta en valor de este crecimiento y apoyado en sus mejoradas capacidades para resistir y crecer en los escenarios más adversos de precios del crudo.

El nuevo plan busca la gestión activa de su portfolio de negocios,  de manera que la flexibilidad y adaptabilidad del mismo permitirá obtener 6.200 millones de euros por desinversiones en activos no estratégicos durante los próximos cinco años.

Hasta el momento, la compañía ya ha realizado desinversiones por más de 1.600 millones de euros. Entre ellas, la venta de parte de su negocio de GLP canalizado y de dominio minero en Alaska, junto con la salida del accionariado de CLH tras la venta del 10% del capital de la compañía logística y la desinversión en 3 bloques exploratorios del offshore canadiense, realizadas durante el tercer trimestre del ejercicio.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad