El presentador Risto Mejide, durante su intervención en el congreso "c de c" organizado por el Club de Creativos de España, hoy en San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta.

Risto Mejide salva las cuentas de su agencia de publicidad

stop

Risto Mejide sacó de pérdidas a su agencia de publicidad, Aftershare, después de encadenar varios años en números rojos

Cristian Reche

El presentador Risto Mejide, durante su intervención en el congreso "c de c" organizado por el Club de Creativos de España, hoy en San Sebastián. EFE/Javier Etxezarreta.

Barcelona, 21 de noviembre de 2017 (04:55 CET)

Risto Mejide volvió a números negros con su agencia de publicidad, Aftershare, después de varios ejercicios tiñendo las cuentas de rojo. El resultado del pasado año de sus dos sociedades, Aftershare Valencia y Aftershare –que engloba la división de Madrid y Barcelona— arrojó un saldo positivo conjunto de 64.000 euros, según las cifras disponibles en el Registro Mercantil.

La primera incrementó su saldo positivo con 83.000 euros de beneficio neto (el 12% más que en 2015), mientras que la segunda atajó las pérdidas de años atrás hasta quedarse con un negativo de -19.000 euros, frente a los -290.000 del ejercicio precedente.

Para sanear los balances se han parado máquinas buscando "la eficiencia en la gestión de las cuentas" y maximizando el "margen de los proyectos". Desde la firma explican que se ha puesto en práctica "una política de contención de los costes indirectos" y se ha reducido "la subactividad" de los trabajadores. Es decir, se ha apostado por proyectos consolidados y no por nuevas aventuras que supongan un mayor riesgo. 

Risto Mejide pilota Aftershare junto a Marc Ros, socio en la mayoría de proyectos

La firma que Risto Mejide pilota de la mano de Marc Ros, diseñador de la estrategia de la marca y socio del catalán en otros proyectos, no había alcanzado la rentabilidad conjunta porque la sociedad que engloba la actividad de Madrid y Barcelona está en rojos desde hace casi un lustro y todavía no es rentable: pérdidas por valor de -238.181 (2013), -68.738,18 (2014) y -294.000 (2015).

Todo lo contrario que la división de Valencia, que ha amortiguado el resultado negativo con 72.151 euros de beneficios en 2013, 144.432 en 2014 y 73.194 en 2015. No obstante, desde el grupo explican que ambas empresas "deben considerarse como una sola” porque “comparten operaciones, clientes, sinergias y proyectos”.

Aftershare y Aftershare Valencia forman parte de la matriz Beforeshare, que participa al 100% de las dos mercantiles y a su vez de otras firmas, como las empresas de software Ping Pong Technologies y Dowloanding Game, o la productora 60 DB Entertaiment, que estuvo controlada parcialmente por Mediaset. La patrimonial tiene activos por valor de más de siete millones de euros a cierre de 2015. 

Facturación a doble dígito en 2017

Aftershare espera cerrar este año con “resultados positivos en las tres unidades”. Comportamiento que se traducirá, siguiendo la versión de la empresa, en un "incremento de la facturación del 12%"--que supondría alcanzar los cuatro millones--, frente al 7% conjunto de 2016 (3,6 millones de euros). 

Habrá que ver cómo funciona "la nueva producción de contenidos" y "la inversión en proyectos de innovación”. Los servicios de la agencia van desde la reposición de marcas y el lanzamiento de productos, hasta la consultoría de transformación digital, pasando por la estrategia en redes sociales y la activación de patrocinios, entre otros. 

Risto Mejide quiere facturar este año cuatro millones con su agencia

Entre la cartera de clientes de Mejide hay empresas reconocidas como la marca de chicles Orbit, o startups como Subasta de Ocio y Housfy, del inversor Carlos Blanco. También campañas con la administración pública como la de No hay derecho del Ministerio de Sanidad, o proyectos autónomos como Branducers, el evento que reúne anualmente a marcas, productoras y medios de comunicación.

Los otros negocios de Mejide

Las aventuras empresariales del presentador trascienden su gremio. En 2016 se convirtió en socio del expresidente del Barça, Sandro Rosell, y de Ramón Cierco, expresidente de BPA, al entrar en la marca de ropa deportiva Grifone (Textil Seu SA), que acumulaba pérdidas por valor de 8 millones de euros en cuatro años (de 2010 a 2014). Rosell controlaba el 40% de la participación a través de True Oasis Cottage, Cierco un porcentaje indeterminado a través de la mercantil familiar Naturtec Industries y Mejide el 5% con Beforeshare.

Mejide quiso deshacerse de la marca y Rosell la traspasó a dos extrabajadores de la enseña, Pep Subirana y Carlos Moreno. Subirana, nuevo accionista y consejero delgado, ha puesto en marcha dos nuevas tiendas en territorio catalán para reposicionar la marca, según adelantó Palco 23.

Risto Mejide fue socio de Sandro Rosell

Su otro negocio son los perfumes. El catalán es socio de Toni Cabal en Drops&You (World Wide Drops Group). Cabal, como accionista mayoritario, y Mejide, con una participación más modesta, aterrizaron en un “sector muy competitivo” en 2013 y de momento no han rentabilizado su apuesta. La perfumera tuvo pérdidas en 2015 --último año del que se disponen resultados-- equivalentes a 9.275 euros, muy infereriores a las de 2014 (-142.910 euros).

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad