Roig: “El pez grande no se come al pequeño, sino el que lo hace mejor”

stop

ALIMENTACIÓN

08 de marzo de 2014 (00:00 CET)

El presidente de Mercadona, Juan Roig, se expone ante los medios sólo una vez al año para presentar los resultados de la cadena de supermercados. Y esa esperada cita se produjo este jueves. Aunque más prudente que otras veces --en materias como la situación económica de España o las donaciones que realizó a algunas fundaciones--, el empresario valenciano se ha mojado más en otros asuntos, como la competencia o la apertura en domingos. E incluso ha reconocido errores en la sección de frescos y la venta on line.

“El pez grande no se come al pequeño. El que lo hace mejor se come al que lo hace peor. El ágil es el que triunfa y el lento no. Yo no creo en el tamaño de la empresa”, explica Roig en referencia a si su presencia castiga profundamente al comercio de barrio y en que reside la fórmula del éxito. El cuarto español más rico de España, según Forbes, subraya en este sentido que se ha instalado ya en mercados municipales en los que convive con pequeños comerciantes de otros sectores sin problemas. “Ellos triunfan y nosotros también”, matiza.

Cerrar los domingos, por ahora  

Además, aunque sólo de momento, Roig descarta abrir la persiana de sus supermercados los domingos, a pesar de que ya es posible en varias comunidades autónomas incluso en Valencia, su lugar de origen. “Queremos no abrir los domingos, pero si Mercadona para vender tiene que bailar sevillanas, bailará sevillanas”, sentenciaba este jueves. Así, el empresario no descarta del todo tener que sumarse a la iniciativa que han arropado otras grandes cadenas.

La compañía se adaptará a las necesidades del cliente porque la competencia es cada vez más feroz y hay que ser el primero que mueva ficha y hacerlo mejor que el resto. “Los competidores se mueven mucho y las dificultades van a continuar este año”, destaca Roig.

Pero el modelo de Mercadona se ha puesto de relieve en varias ocasiones por un buen trato hacia el trabajador, con sueldos medios de 1.400 euros brutos y una conciliación entre la vida laboral y familiar. Por ello, Roig insiste en que la política de la empresa pasa por no abrir ni en domingos ni en festivos. Pero, si la situación obliga a ello para vender más y ser más productivos, se subirá a este tren sin dudarlo.

Desnudar el producto fresco

Y junto a los retos, Roig ha confesado los errores que se han cometido en los últimos años, a destacar la sección de frescos. Durante un tiempo se creyó que envasarlo todo era mejor, pero ahora Mercadona retrocede en el pasado para ofrecer un servicio más al puro estilo del tendero de barrio en secciones como la fruta, la verdura, el pescado, la charcutería y la carnicería. “Hemos desnudado el producto y nos hemos descentralizado en el fresco. Fue un error nuestro”, explica el presidente de Mercadona.

Mucho camino por recorrer en las ventas por Internet

Pero no es el único desacierto. En la venta on line todavía hay mucho camino por recorrer. “Da muchas pérdidas. No sabemos hacerlo y con el nuevo centro de cálculo esperamos mejorarlo. Tendremos que invertir en ello porque ahora no es una página web atractiva. No hemos notado una alegría en las ventas y están al mismo nivel que el año pasado”, sentencia Roig. Y es que en el sector de la distribución, el e-commerce sigue siendo una asignatura suspendida en muchos casos. Mientras otros sectores, como el textil, se han puesto las pilas en este campo, en alimentación las compañías están, todavía, muy por detrás.

Con todo, este año se prevé, cuanto menos, complicado para Mercadona. “Lo que pasará en España en 2014 no lo sé, pero nos vamos a reinventar porque será un año difícil. Vamos a aumentar la productividad y mantener el empleo”, señala Roig entre las prioridades para este ejercicio sin hacer tanto hincapié en los precios low cost como en antaño.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad