Sareb vende como chollos pequeños pisos antiguos a reformar por 165.000 euros

stop

ABULTADAS PÉRDIDAS EN 2015

Bankia sigue e

desde Madrid, 08 de noviembre de 2015 (19:12 CET)

Sareb, la sociedad que tiene al Estado como principal accionista y avalista de los más de 40.000 millones de euros de deuda que le resta por amortizar en los próximos 12 años, afronta con mucha presión el cierre contable del presente ejercicio, con unas pérdidas que se atisban muy abultadas.

A la mala evolución de las ventas, por la demora en transferir los activos a los cuatro servicers encargados de su comercialización (Haya, Altamira, Solvia y Servihabitat), se ha unido la norma contable del Banco de España, que obliga a retasar las viviendas a precio de mercado para poderlas definitivamente colocar.

Ventas a pérdidas

Hasta ahora, el banco malo, presidido por Jaime Echegoyen, en base a su plan de negocio, mantenía la estrategia de no vender a pérdidas los pisos de cara a poder cumplir sus objetivos de amortizar esa deuda, e incluso de dar beneficios a sus accionistas.

Pero, con la aplicación de esa norma contable, esta estrategia se viene abajo, ya que obligará a vender viviendas por debajo de 45.000 euros, el precio mínimo del que hasta ahora no se podía para no vender por debajo del precio de transferencia en 2012. De esta manera, la amortización de la deuda cada vez será más complicada y lo de repartir beneficios, como la mayoría de esos accionistas se temían desde el principio, será casi imposible.

Campaña urgente

La primera consecuencia de esta retasación de activos, con descuentos superiores a los que hasta ahora contemplaba la Sareb, ha sido el lanzamiento urgente de la campaña 'Grandes descuentos', por la que, hasta el próximo 31 de diciembre, el banco malo ofrece 1.500 viviendas, otras tantas plazas de garaje, 40 locales comerciales y 100 trasteros, por un valor nominal de 200 millones de euros. Campaña que se une a otra, también en marcha hasta el final del presente ejercicio, que busca ingresar unos 1.000 millones de euros por la venta de 134 parcelas.

Todo con tal de mejorar los números de 2015, que, hasta junio, contabilizaba una cifra de negocio de 1.629 millones, un 10% inferior a la registrada en el mismo periodo un año antes. En esos seis primeros meses, la Sareb vendió 5.345 inmuebles a clientes minoristas.

Por debajo del precio de transferencia

Comprobar que los pisos ahora ofertados ya se encuentran por debajo de los precios de transferencia pagados por la Sareb a las cajas de ahorros cedentes –de ese mínimo de 45.000 euros tras aplicar un descuento medio del 54% a los 100.000 euros de valor mínimo contable– resulta fácil.

La propia Sareb lo reconoce y basta entrar en la página habilitada (www.sarebgrandesrebajas.com), para ver que existen pisos por debajo de ese precio en Andalucía, Castilla-La Mancha, Cataluña, Extremadura y Valencia. El más barato, por 24.000 euros, se localiza en el municipio conquense de Tarancón.

Gancho en Cataluña

En Cataluña, el más asequible, por 39.000 euros, se ubica en la localidad ilerdense de Alcarràs. Pero se trata solo de un gancho utilizado por Altamira, el servicer comercializador, ya que el resto de los inmuebles de la promoción, incluso con  superficie menor, alcanzan un precio incluso superior a 100.000 euros.

Entre los de segunda mano, los supuestos chollos brillan por su ausencia. Pisos en Madrid, construidos hace más de 50 años, de pequeña superficie, a reformar y sin ascensor, se ofrecen por más de 165.000 euros, cuando en el mercado inmuebles similares están en menos de 100.000.

Es cierto que todos los inmuebles de esta campaña están rebajados, pero lo hacen sobre los precios máximos del momento álgido del boom inmobiliario, por lo que un apartamento en Madrid de 28 metros, cerca de la estación de Atocha, sigue siendo caro por 121.000 euros tras aplicar un descuento del 22%. Era caro entonces, por 154.000 euros (con el metro cuadrado a casi 6.000 euros), y lo sigue siendo hoy.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad