Scalextric entra en concurso con un pasivo de 14 millones

stop

JUGUETERA

19 de octubre de 2012 (21:35 CET)

Tecnitoys, empresa propietaria de la licencia de Scalextric en España, ha entrado en concurso de acreedores voluntario tal y como avanzó Economía Digital. La compañía, que acumula un pasivo de 14 millones de euros, tomó la decisión a mediados de septiembre después de una convulsa junta de accionistas donde los representantes de Winkler Internacional impusieron su voz pese a la voluntad de Inversiones Hemisferio (compañía instrumental de la familia Lara) y la abstención de Tomás Fornesa, otro de los socios relevantes de la juguetera.

Tecnitoys entró en concurso el pasado 17 de setiembre tras varias semanas de rumores sobre su futuro. En las cuentas presentadas en los juzgados mercantiles de Barcelona, la compañía cuenta con un activo valorado en 7 millones de euros. En los documentos, se especifica que el motivo que ha llevado a tomar la decisión es la fuerte caída de las ventas ya que la compañía acumula un descenso del 76% desde 2008.

Liquidación

La liquidación de la compañía se producirá a principios de noviembre. Según han informado fuentes judiciales, el objetivo del concurso es vender la unidad productiva entera cuanto antes, para intentar reactivar el negocio en otra juguetera.

El concurso de acreedores de la compañía fue una sorpresa para todos y en especial para la banca ya que habían alcanzado un preacuerdo de renegociación muy ventajoso para la compañía. El preacuerdo con la banca --que incluía una quita de la deuda y una refinanciación global-- estaba prácticamente resuelto y se unía a otro similar con todos los acreedores no financieros, también con una quita, en este caso del 50%. De igual forma, la empresa había liquidado a la totalidad de su plantilla antes del verano de forma pactada.

El acuerdo con Educa Borràs, roto


Educa Borràs firmó la adquisición de los activos comerciales, los stocks, los moldes y la licencia de la marca con Tecnitoys poco antes de la junta de accionistas que decidió el concurso de acreedores. La compañía, además, se había comprometido a asumir la deuda bancaria además de inyectar fondos para cubrir otras deudas. Sin embargo, fuentes judiciales han indicado que al entrar en concurso de acreedores el acuerdo con Educa ha quedado en agua de borrajas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad