Una operaria trabaja en el Seat León, en el taller número 10 de la planta de Seat en Martorell. EFE/Marta Pérez

Seat deja de producir 3.300 coches por la huelga contra la sentencia

stop

El fabricante suspende varios turnos del jueves y toda la jornada del viernes por los riesgos de movilidad, tanto de trabajadores como de proveedores

Carles Huguet

Economía Digital

Una operaria trabaja en el Seat León, en el taller número 10 de la planta de Seat en Martorell. EFE/Marta Pérez

Barcelona, 17 de octubre de 2019 (14:56 CET)

La huelga de país convocada este viernes por las entidades independentistas ya tiene consecuencias en la gran empresa española sin tan siquiera haberse celebrado. Debido a los “riesgos de movilidad” existentes durante la jornada, Seat decidió suspender la producción en la fábrica de Martorell (Barcelona), por lo que la instalación permanecerá inactiva desde este jueves por la noche.

Fuentes de la empresa que preside Luca de Meo explicaron que los trabajos se cancelarán a partir de la tarde del jueves y hasta la noche del viernes. Debido a la suspensión de la actividad, la filial de Volkswagen AG --que también engloba Audi y Skoda-- dejará de ensamblar hasta 3.300 coches entre ambos días, añadieron fuentes sindicales.

"Como compañía tenemos la responsabilidad de evitar que nuestros trabajadores se queden bloqueados entre su domicilio y el centro de trabajo", justifican de la empresa. Así, el parón no se da por apoyo a la huelga, sino por el riesgo de que los empleados no puedan salir de la planta de Martorell o no puedan acceder. Para ello, la sociedad cuenta con la figura del paro técnico, por lo que la plantilla no dejará de cobrar su salario.

Seat suspende cuatro turnos: dos el jueves y dos el viernes

La instalación tiene el riesgo añadido de que una de las columnas de las Marxes per la llibertat que se realizan desde el miércoles y tienen prevista su llegada a Barcelona el viernes pasa cerca de la instalación.

Los cuatro turnos suspendidos --tarde y noche del jueves y mañana y tarde del viernes-- supondrán la primera afectación a Seat por los paros de país que se han hecho en Cataluña en los últimos dos años. En los dos anteriores, la compañía mantuvo su actividad. Debido a su importancia en el entramado de la automoción catalana, su decisión podría provocar un efecto dominó entre sus proveedores y otras compañías del sector.

Los coches de Seat afectados

Seat suspende así su producción en las tres líneas que conforman la planta del Baix Llobregat. En la línea 1 se ensamblan tanto el Seat Arona como el Seat Ibiza, dos vehículos modernos que mantienen la cinta en los tres turnos posibles. Mientras, en la línea 2 se ensambla en Seat León, el automóvil más vendido de España a lo largo de 2019. No tiene tanto éxito el Audi A1, presente en la línea 3 y que durante el verano solamente funcionó a un turno. 

La huelga golpea Martorell en un momento especialmente dulce: la fábrica está ahora al 95% de su capacidad. El impacto, eso sí, será mucho menor al vivido el año pasado con la falta de motores homologados bajo la nueva normativa WLTP.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad