El presidente de Seat, Luca de Meo, durante la presente edición del salón del automóvil de Frankfurt.  EFE/EPA/RONALD WITTEK

Seat sube la apuesta en Martorell: 2 millones de coches en cuatro años

stop

El presidente de Seat, Luca de Meo, augura que, en los próximos años, la producción de la planta catalana se estabilizará en el medio millón de unidades

Carles Huguet

Economía Digital

El presidente de Seat, Luca de Meo, durante la presente edición del salón del automóvil de Frankfurt. EFE/EPA/RONALD WITTEK

Frankfurt, 10 de septiembre de 2019 (18:33 CET)

Dos décadas después, la fábrica de Seat en Martorell vuelve a poner rumbo a las 500.000 unidades producidas. La mayor planta de España se quedó a apenas 26.000 coches del medio millón en 2018, cuando la falta de motores homologados bajo la normativa WLTP segó sus aspiraciones. En el curso actual todo parece indicar que se rebasará la cifra a pesar del débil funcionamiento del Audi A1. La previsión: estabilizarse alrededor de esta cifra.

En un encuentro con periodistas en el salón del automóvil de Frankfurt, el presidente de la automovilística, Luca de Meo, auguró que la instalación catalana se mantendrá en máximos “por los próximos tres o cuatro años”. “Siempre y cuando no haya una caída brutal del mercado”, matizó a continuación.

Sobre el papel, el futuro parece garantizado. En la línea 1 se ensamblan tanto el Seat Arona como el Seat Ibiza, dos vehículos modernos que mantienen la cinta en los tres turnos posibles. Mientras, la línea 2 espera la nueva generación del Seat León, que no llegará hasta 2020 de forma masiva, para abordar al fin la posibilidad de implementar el tercer turno al que tanto se la ha vinculado.

El patito feo es el Audi A1, presente en la línea 3 y que durante el verano solamente funcionó a un turno. En primavera, fuentes sindicales ya explicaban que la previsión se había reducido en más de 12.000 unidades: los 110.000 vehículos proyectados se quedarán en 98.000. Y la caída podría ser incluso mayor.

El anterior récord de Seat Martorell data del año 2000: 516.146 coches sacados al mercado

Las ventas del automóvil no avanzan según lo esperado debido al nuevo rumbo del mercado, enfocado hacia los SUV. Si bien desde el grupo se confía en un repunte, en 2018 sólo se vendieron 72.634 Audi A1 en Europa; el 13,6% menos que el año anterior y casi el 25% menos que en 2016.

No obstante, Seat aprovechó la atonía del modelo alemán para redistribuir las vacaciones de sus empleados y no tener que cerrar en el mes de agosto, cuando mantuvo abierta la línea del Arona y el Ibiza con el objetivo de acercarse al anterior récord, los 516.146 coches sacados a la carretera en el 2000.

Por ello, desde la compañía se quita hierro al débil porvenir del A1: la fábrica está ahora al 95% de su capacidad y el impacto del descenso es mucho menor al vivida el año pasado con la falta de motores, cuando ya se hubieran superado las 500.000 unidades de no ser por la escasez de propulsores.

Fuentes de la cúpula de Seat incluso aseguran que la instalación de Martorell tiene capacidad para alcanzar incluso los 600.000 vehículos sacados al mercado, tal y como explicaban a Economía Digital el pasado mes de noviembre. En su mano tienen todavía varios fines de semana disponibles y la posibilidad de aplicar un nuevo modelo de vacaciones que incremente la actividad durante el mes de agosto.

Martorell, todavía sin eléctricos

El auge no será, eso sí de la mano del coche eléctrico, reservado de momento para las fábricas alemanas de Volkswagen AG --la matriz que también engloba Audi, Porsche y Skoda--. Martorell se contentará con los híbridos enchufables del nuevo Seat León y el Cupra Formentor, que se ensamblarán en la misma plataforma.

Las inversiones tecnológicas no asustan a la plantilla. Al contrario. “La llegada de los híbridos todavía va a generar más empleos, muchos de ellos que todavía ni existen”, auguran fuentes del comité de empresa. Sin embargo, existen informes que indican lo contrario, pues para elaborar un vehículo eléctrico hace falta menos personal que para un automóvil convencional. "Cuando contratamos a alguien no es para echarlo a los dos años", responde Luca de Meo.

Así, mientras el Seat el Born se elaborará en Zwickau, a orillas del río Llobregat sí se desarrollará una nueva plataforma para vehículos pequeños de cero emisiones. Más de 300 ingenieros trabajarán en el proyecto para desarrollar coches con un precio de entrada inferior a los 20.000 euros.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad