Junta General de Accionistas de Siemens Gamesa. EFE

Siemens e Iberdrola se enzarzan en la junta de Gamesa

stop

Los dos principales accionistas del gigante Siemens Gamesa muestran públicamente sus discrepancias por las pretensiones de la eléctrica vasca

Barcelona, 23 de marzo de 2018 (18:44 CET)

La junta de accionistas de Siemens Gamesa ha escenificado este viernes las discrepancias entre sus dos principales accionistas, Siemens e Iberdrola. El gigante alemán ha rechazado las dos peticiones que ha hecho la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán sobre la sede social y los proveedores porque "carecen de todo fundamento".

Tras la fusión de Siemens renovables y Gamesa, el accionista principal es Siemens, con el 59%, mientras que Iberdrola controla el 8%. Las relaciones son delicadas porque la eléctrica vasca es al mismo tiempo uno de los principales clientes de Siemens Gamesa.

La primera de las cuestiones que ha planteado Iberdrola ha sido la continuidad de la sede de la firma en la localidad vizcaína, mientras que la segunda planteaba que las compras que se realicen al grupo Siemens cuenten con el respaldo del consejo de administración, más otro consejero independiente.

“No hay debate”

La primera frase del discurso del consejero delegado, Marcus Tacke, ha sido una respuesta a la cuestión de la sede. "No hay debate", ha asegurado, para agregar posteriormente que están "orgullosos de nuestras raíces vascas y valoramos enormemente el favorable entorno industrial al que estamos encantados de contribuir".

Sobre la aprobación de las compras, ha sido la presidenta de la comisión de auditoría la que ha defendido la transparencia y el rigor de las adjudicaciones. Ha subrayado que en el negocio eólico es esencial que las compras "se realicen en condiciones de mercado” y, además, se evite que “cualquier parte vinculada pueda aprovechase de su influencia".

"¿Qué hace aquí Iberdrola?"

Las posturas se han enrocado más durante la celebración de la junta, concretamente cuando el abogado representante de Iberdrola, Iñigo Elorriaga, ha defendido que las dos propuestas de la eléctrica vasca son necesarias porque "al actual consejo le faltan herramientas de gestión".

Acto seguido, el abogado representante de Siemens ha contestado que las dos peticiones de Iberdrola "carecen de todo fundamento", porque "la ley y la normativa interna establecen que la comisión de auditoría se encargue de las operaciones". La tensión ha llegado hasta el punto que el letrado se ha llegado a preguntar: "¿Qué aportan los representantes de Iberdrola en el consejo?".

Los dos puntos propuestos por Iberdrola han sido rechazados también por la Junta, dada la mayoría absoluta de Siemens. No obstante, se ha introducido un matiz al decidir que la consultora PwC actuará como experto externo que determine si las operaciones de compras son correctas y responden solo a las condiciones del mercado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad