Sólo los empresarios de Madrid son tan clientelares como los comerciantes catalanes

stop

Más del 70% de los ingresos de la Ceim son subvenciones. Siempre cercana al PP, la caída del dinero público ha hundido a la patronal madrileña en las pérdidas

Xavier Alegret

Juan Pablo Lázaro, presidente de la Ceim, con Esperanza Aguirre, hasta hace un año presidenta de la Comunidad de Madrid / EFE
Juan Pablo Lázaro, presidente de la Ceim, con Esperanza Aguirre, hasta hace un año presidenta de la Comunidad de Madrid / EFE

Barcelona, 09 de junio de 2016 (01:00 CET)

La Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) está contra las cuerdas a causa de una gestión cuestionable: fio buena parte de sus ingresos, más del 80% en algunos años, a las subvenciones. Esta dependencia del dinero público es difícil de encontrar entre las principales patronales españolas, pero hay una que se le asemeja: la madrileña.

La Confederación Empresarial de Madrid (Ceim) cerró 2014 –último ejercicio con las cuentas publicadas– con unos ingresos de 5,36 millones de euros. De estos, 3,75 millones eran subvenciones. Por lo tanto, siete de cada diez euros que entraron en sus arcas venían de las administraciones.

Este alto porcentaje se produjo en un año en el que las subvenciones, especialmente para formación, ya iban a la baja. Un año antes, en 2013, la Ceim fue regada con 6,37 millones, que representaron el 78,5% de sus ingresos en ese año.  

El presidente de las 'black'  

Aunque el presidente de la Ceim desde finales de 2014 es Juan Pablo Lázaro, el responsable de dichas cuentas era su antecesor, el polémico Arturo Fernández, que tuvo que dejar la organización tras verse implicado en la trama de las tarjetas black de Caja Madrid. Gastó 37.300 euros que, descubierto el pastel, devolvió.

Antes de verse salpicado por este caso, Fernández ya estaba en el ojo del huracán por los problemas en sus empresas y sus deudas con la Seguridad Social, por no pagar las cotizaciones de sus trabajadores. Cuñado del ex presidente de la CEOE Gerardo Díaz Ferrán, fue su mano derecha hasta que Díaz Ferrán cayó en desgracia por la quiebra de Marsans.

Fernández también mantenía muy buenas relaciones con el PP madrileño, como demuestra su implicación en las tarjetas black. Pero venía de lejos, ya que era amigo de la infancia de Esperanza Aguirre.  

Regada por Aguirre

Echando un vistazo a las subvenciones recibidas por la Ceim, en su propia página web, queda claro que la principal fuente de ingresos de la patronal eran las administraciones en manos del PP, y una muy en concreto: la Comunidad de Madrid. En 2014, la organización recibió casi 3,3 millones con convenios con el gobierno autonómico, presidido precisamente por Esperanza Aguirre.
 
Con el mismo nivel de clientelismo que la Confederació de Comerç de Catalunya, la Ceim tiene el mismo problema: el bajón de las subvenciones la han hundido en las pérdidas. En 2014 perdió 1,6 millones de euros tras recibir un 41% menos de dinero público. Eso sí, a diferencia de la CCC, la patronal madrileña tiene reservas suficientes y un patrimonio positivo de 5,4 millones de euros a 31 de diciembre de 2014.
 
Cepyme, también muy expuesta  

Entre las principales patronales españolas, la Ceim es la que más depende de las subvenciones, pero no es la única cuyo principal ingreso es el dinero público. Cepyme, organización de pequeñas y medianas empresas vinculada a la CEOE, también tiene una alta dependencia de las administraciones. Concretamente, del 60%. En 2014, de los 6,37 millones de ingresos de Cepyme, 3,8 millones eran subvenciones.  

Sus presidentes entre 2002 y 2014, Jesús Bárcenas y Jesús Terciado, han sido procesados por cobrar de la patronal de manera presuntamente irregular. Su actual presidente es Antonio Garamendi, que tras ser elegido intentó disputar la presidencia de la CEOE a Juan Rosell, aunque perdió.  

Por lo que respecta a la CEOE, en 2015 cobró sólo 2,6 millones de euros en subvenciones, menos del 30% de sus ingresos totales. Este bajo porcentaje fue causado por la caída del dinero público recibido, a menos de la mitad en sólo un año: en 2014 recibió 6,5 millones de subvenciones, un tercio de sus ingresos.  

¿Y en Cataluña?  

A nivel catalán, Foment del Treball es la que tiene mayor dependencia de las subvenciones tras la CCC, aunque lejos de los comerciantes. En 2014 recibió casi 5,4 millones de las administraciones, un 50,8% de sus ingresos totales, que fueron de 10,6 millones de euros.  

Pimec y Cecot, patronales principalmente de pymes, presentan cuentas algo más equilibradas. Con unos ingresos de 10,4 millones en 2015, Pimec recibió 3,1 millones de subvenciones y convenios con las administraciones. Cecot ingresó 1,2 millones, de los que el 400.000 euros (23%) eran subvenciones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad