Soros vuelve a jugar al ‘monopoly’ en España

stop

INVERSIÓN

Soros, en una conferencia reciente

06 de marzo de 2014 (00:00 CET)

Entre 2002 y 2010 el estadounidense George Soros anduvo por España invirtiendo en negocios hoteleros a través de tomar una participación del 45% en MedGroup, la promotora catalana, fundada y presidida por Jordi Robinat, especializada en la gestión integral de resorts turístico-residenciales. Salió un tanto escaldado, viendo que los retornos esperados no eran los previstos.

Desde entonces, cada vez que ha tenido oportunidad, ha puesto de vuelta y media a la forma en que Europa ha gestionado la crisis económica, dejando caer en la columna que esporádicamente escribe en Project Syndicate que la Unión Europea (UE) se dirige hacia un estancamiento de larga duración con una diferencia insalvable entre países deudores, entre los que se encontrarían los del sur (España, entre ellos) y acreedores.

Vaticinios apocalípticos

Algo que, a su juicio, podría haberse superado con la emisión de eurobonos, pero que no se hizo porque Alemania no quiso, y que ha dejado a una UE dividida en una relación que no es ni voluntaria ni igualitaria, y que, de manera apocalíptica, vaticina que “el euro podría destruir a la UE”.

No obstante, reconoce Soros que los mercados financieros se han estabilizado ante la evidencia de que con la austeridad no se va a ninguna parte, lo que ha permitido un cierto respiro a los países deudores.

Beneficios en 2013

Y ahí llega él y otros como él para sacar el mayor provecho. Está en su salsa. Lleva 40 años haciendo y deshaciendo inversiones con unos beneficios para su hedge fund Quantum Endowment de casi 40.000 millones de dólares, siendo el pasado ejercicio el mejor de todos, con unas ganancias de 5.500 millones de dólares.

Aunque Soros dejó en 2011 el día a día de la gestión en manos del director de inversiones, Scott Bessent, la responsabilidad de tener bajo su control la administración de un patrimonio de casi 30.000 millones de dólares es muy alta y no pierde detalle de todo lo que se sucede.

Ahora, a la vista de los precios que se barajan y la necesidad de capital que tienen muchas empresas, Soros ha vuelto a invertir en España, como otros grandes fondos oportunistas.

De momento, FCC, Bankia e Hispania Activos Inmobiliarios, una ‘socimi’ creada por el fondo español Azora, son los tres primeros pasos por el filántropo estadounidense de origen húngaro en esta nueva partida en España de su particular monopoly. Pero no van a ser los únicos, e incluso es más que probable que repita compras en la próxima venta que el FROB haga de su participación en la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri.

FCC y Bankia

En el caso de la constructora, Soros fue uno de los dos inversores institucionales que acudió en auxilio de Esther Koplowitz, la máxima accionista de la constructora, para comprarle, a finales del pasado mes de diciembre, el 3,8% del capital de la empresa a través de la instrumental B-1998, y poder hacer frente a los intereses que BBVA y Bankia cobran por préstamos de casi mil millones de euros. Soros cubrió prácticamente la totalidad de esta compra, saldada en unos 75 millones de euros.

El magnate estadounidense también ha sido uno de los que más interés mostró la semana pasada por comprar acciones correspondientes al 7,5% del capital de Bankia. En este caso, habrá que esperar unos días a conocer, en los cambios registrados en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, si alguno de los fondos extranjeros, que ya acumulan el 17,85% de la entidad todavía controlada por el Estado, dispone de una participación significativa.

Cartas boca arriba

Donde Soros no ha ocultado sus cartas es en Hispania Activos Inmobiliarios. Desde el primer momento, Fernando Gumuzio y Concha Osácar, fundadores del fondo Azora y artífices de este vehículo de inversión –cuya ampliación de capital espera captar 500 millones para invertir en comprar viviendas, oficinas y hoteles y, eventualmente, alojamientos para estudiantes– han contado con el apoyo del inversor estadounidense.

El pasado 21 de febrero, Quantum Strategic Partners, empresa controlada por Soros, firmó un contrato de inversión con Azora e Hispania, por el que se comprometía a adquirir 9,2 millones de acciones de Hispania por un importe de 92 millones de euros.

Y además desembolsaría 20 millones de euros, correspondientes a dos millones de acciones, con carácter previo al otorgamiento e inscripción de la correspondiente escritura pública, no más tarde del próximo 18 de marzo, fecha de cierre y ejecución de la ampliación.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad