Tarjetas black: seis años de cárcel para Blesa y cuatro para Rato

stop

La Audiencia Nacional condena a los dos ex presidentes de Caja Madrid y Bankia por un delito de apropiación indebida cometido entre 2003 y 2012

Economía Digital

Fotografías de archivo de los expresidentes de Caja Madrid, Miguel Blesa (i), y Bankia, Rodrigo Rato (d), condenados este jueves por las tarjetas black. EFE
Fotografías de archivo de los expresidentes de Caja Madrid, Miguel Blesa (i), y Bankia, Rodrigo Rato (d), condenados este jueves por las tarjetas black. EFE

Barcelona, 23 de febrero de 2017 (14:16 CET)

La Audiencia Nacional ha condenado al expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a seis años de prisión, y al de Bankia Rodrigo Rato a cuatro años y seis meses. El tribunal les considera culpables de apropiarse indebidamente del patrimonio de la extinta entidad y su sucesora a través del sistema de las tarjetas "black".

La Sección Cuarta impuso condenas de tres meses a tres años a los 65 acusados por este caso, entre ellos el ex director general de Medios, Idelfonso Sánchez Barcoj, quien recibió una pena de dos años y seis meses de prisión. En su sentencia, la sala se remonta a 1988, para explicar que durante la presidencia ejecutiva de Jaime Terceiro al frente de Caja Madrid se acordó "dignificar" las retribuciones de los consejeros a través de una tarjeta que vendría a complementar las dietas que recibían.

Con esa visa se habilitaba disponer, dentro de un límite de dinero, como compensación "de los esfuerzos y dedicación de la entidad"; sin embargo, una vez que Blesa llegó al frente "propició" que a los consejeros e integrantes de la comisión de control se les facilitase una tarjeta en la que no tenían que justificar el gasto. 

De este modo, "viabilizó una percepción dineraria que acrecentaba a la dieta", que llegó a ser ampliada en plenos periodos de "fiestas o vacaciones", lo que demuestra el "uso particular" contra el patrimonio de la caja.

Siguiendo las órdenes de Blesa primero y Rato después, Sánchez Barcoj informaba a los usuarios de las tarjetas de los límites operativos, autorizaba las posibles ampliaciones de gastos. El tribunal precisa que cuando Blesa asumió la presidencia de Caja Madrid recibió dos tarjetas: una de la empresa para los gastos de representación, y otra corporativa pero que la usó "para atenciones netamente personales".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad