Un millón de jamones podridos: alerta por la mayor trama contra la salud. En la imagen, carne y los embutidos podridos descubiertos en Granada.

Un millón de kilos de jamón podrido: alerta por una trama contra la salud

stop

La Guardia Civil y los inspectores decomisan más de un millón de kilos de jamones y carnes en mal estado en almacenes clandestinos y supermercados

David Placer

Economía Digital

Un millón de jamones podridos: alerta por la mayor trama contra la salud. En la imagen, carne y los embutidos podridos descubiertos en Granada.

Madrid, 31 de julio de 2018 (10:21 CET)

Más de un millón de kilos de jamones y carne en mal estado, podrida o caducada han sido incautados por la Guardia Civil durante los últimos meses en varias naves clandestinas y en cadenas de supermercados españolas. Es el resultado de una investigación que ha destapado la mayor trama empresarial contra la salud pública descubierta en los últimos años.

Una treintena de empresas han montado un negocio millonario con la venta de jamones en mal estado tras reetiquetarlos y reenvasarlos como si se tratara de producto óptimo y fresco en un caso que está siendo investigado por dos juzgados españoles: Fregenal de la Siera (Badajoz) y Alzira (Valencia). Además, el gobierno andaluz también ha pedido a la Fiscalía investigar la trama andaluza que está implicada a través de productos ibéricos de Granada.

Las autoridades sanitarias y la Guardia Civil han decomisado un millón de kilos de jamones y carne en mal estado en una operación desarrollada en al menos seis comunidades autónomas: Extremadura, la Comunidad Valenciana, Andalucía, Madrid, Castilla y León y Aragón. Parte de la mercancía podrida o en mal estado se destinaba a la venta en cárceles españolas.

Alerta sanitaria por jamones podridos

Una alerta sanitaria emitida por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, Aecosan, dependiente del ministerio de Sanidad, ha retirado del mercado a ocho marcas de jamón. Sanidad también ha recomendado a los consumidores destruir estos productos. Se trata de las marcas Jamón Bodega Alto de Aitana, Jamón Bodega Sierra Gorda, Aire de Mariola, Serranía de Ameta, El Galán, Jamones Croval, Don Enrique y Oro de la Ermita.

Esta última marca ha sido comercializada hasta hace pocas semanas en Carrefour, que sigue trabajando con uno de los proveedores más implicados en la trama: Comapa, el mayor distribuidor de ibéricos en España.

La Junta de Andalucía ha solicitado a Sanidad la ampliación de la alerta sanitaria para incluir nuevas marcas halladas en una nave clandestina con unos 11.000 productos ibéricos. Las nuevas marcas que podrían entrar en los próximos días en la alerta y, por tanto, ser retirados son Jamones Nicolau, Embutidos caseros Collbul y Embutidos caseros Collell.

Supermercados con jamones investigados

Los juzgados hasta ahora investigan la implicación de dos empresas: Valle de los Valfríos y Cash La Temporada, ambas en Extremadura como dos sociedades en el centro neurálgico de la trama. Pero otras sociedades están en el ojo de la investigación, como Comapa, proveedor de ibéricos estrella de Carrefour. La compañía también he vendido productos investigados a Makro, Ahorramas y Consum.

Esta última cadena de supermercados ha explicado a Economía Digital que ha facilitado toda la documentación a los investigadores y asegura que toda la mercancía aportada estaba en regla.

Otras cadenas de supermercados han vendido los productos retirados del mercado. Entre ellas se encuentran Carrefour, que vendió la marca Oro de la Ermita incluso después de la alerta sanitaria, y también las cadenas Family Cash y Cash Guadiana.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad