José Aljaro, consejero delegado de Abertis
stop

Abertis aporta más de la mitad del beneficio bruto del grupo italiano, acuciado por las incertidumbre en su país de origen

Barcelona, 15 de junio de 2020 (04:55 CET)

La compra de Abertis por parte de Atlantia –concretamente, del 50% más una acción– está resultando una operación clave para el grupo italiano pese a la inflación que sufrió por la contraopa de ACS y Hochtief. Los problemas en Italia, donde el grupo de la familia Benetton podría incluso perder concesiones por el accidente del puente de Génova de 2018, han hecho ganar valor a la filial española, pero incluso antes de conocerse el desenlace, Abertis es ya el negocio más rentable de holding italiano.

La compañía española aporta ya más de la mitad de los beneficios al negocio del grupo italiano, que aunque solo controla algo más de la mitad de Abertis, consolida en sus resultados los de la concesionaria catalana. Atlantia presentó hace unos días las cuentas del primer trimestre, durante el que perdió 29 millones por el incremento de los costes financieros. El resultado del negocio, que se refleja en el ebitda, sí que fue positivo, con una importante parte española.

El ebitda de Atlantia bajó cerca de un 20% entre enero y marzo, hasta 1.270 millones de euros. 666 millones llevan la firma de Abertis, que tiene en España y Francia sus dos mayores mercados con aproximadamente un tercio del negocio cada país. El resto es principalmente latinoamericano, Brasil y Chile sobre todo.  El ebitda de la española también bajó, pero algo menos, un 16,6%.

Por tanto, el negocio de Abertis ha aguantado mejor que el del conjunto del holding italiano, pero también es más rentable. Y es que su peso en el beneficio bruto de explotación es mayor del que le tocaría por los ingresos que aporta al grupo, lo que significa que sus concesiones generan mayores beneficios.

Abertis aporta más de la mitad del ebitda de Atlantia porque tiene las autopistas más rentables del grupo

La francesa Sanef y la española Acesa, que gestiona parte de las autopistas AP-7 y AP-2, son sus negocios más suculentos pues son ya maduros y no precisan de grandes inversiones. La parte negativa es que Acesa tiene fecha de caducidad: si no hay una sorpresa mayúscula, el Gobierno no prorrogará la gestión de los peajes, que vence en agosto de 2021, por lo que Abertis perderá su gallina de los huevos de oro en España. El pasado 1 de enero ya perdió Aumar, que era su tercera concesionaria en beneficios.

Autostrade per l’Italia (ASPI), que era el mayor negocio del holding hasta la compra de la empresa española, cada vez aporta menos. 507 millones de ebitda en el primer trimestre, tras una reducción del 20%, tanto en el negocio nacional como extranjero. Y eso no es nada. Además del impacto del coronavirus, que se notará más en el segundo trimestre –lo mismo le pasará a Abertis–, está pendiente de la decisión del gobierno italiano, que podría incluso enterrar a la compañía.

El ejecutivo de Giuseppe Conte ha anunciado que en las próximas semanas anunciará las consecuencias administrativas del derrumbamiento de Ponte Morandi, en Génova, en el que murieron 43 personas en agosto de 2018. Se ha especulado con multas millonarias e incluso que ASPI pierda las concesiones –todas o solo la de esa vía– y los informes que hablan de deficiencias en el mantenimiento hacen entrever medidas duras.

De hecho, esos informes costaron el cargo a Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia, uno de los hombres fuertes para los Benetton y arquitecto de la opa sobre Abertis, que dejó el grupo. No obstante, el hecho de que la familia esté analizando la venta de parte de ASPI y haya fondos y grupos interesados hacen entrever que la concesionaria sobrevivirá a este momento tan complicado.

La actividad aeroportuaria apenas dejó 80 millones de ebitda en Atlantia, que gestiona cuatro aeropuertos, los más importantes de los cuales son Fiumicino (Roma) y Niza. La caída de este negocio es del 40% y el segundo trimestre se prevé mucho peor: Italia fue el primer país europeo en cerrar las fronteras por la pandemia de Covid-19 y no las abrió hasta el 3 de junio. El resto de actividad solo sumó 19 millones de beneficio operativo.

Los Benetton estudian vender parte de Atlantia y ASPI

Los Benetton se encuentran en un momento importante en la gestión de sus negocios. El fallecimiento de dos figuras importantes de la saga en los dos últimos años supuso el descabezamiento en cuanto al liderazgo familiar y un cambio también en la dirección ejecutiva del grupo. La salida de Marco Patuano, consejero delegado de Edizione, el holding familiar, también supone un gran reto.

En medio de esta situación, la familia plantea la venta de participaciones. En concreto, de un porcentaje de Atlantia, de la que tiene algo más del 30%, y de la mayoría de ASPI. En ambos casos prefiere un socio financiero y mantener el control, aunque todo tiene un precio y si la oferta fueras lo suficientemente buena, podría incluso cederlo.

En España, Edizione rompió justo la semana pasada el pacto de accionistas con los fondos de Abu Dhabi y Singapur en Cellnex, que les impedia vender acciones sin contar con los socios, por lo que tiene mayor libertad para comprar y vender. Parece que, si tiene que hacer algún movimiento, será de venta, pues ya lo ha hecho en dos ocasiones y es lo que plantea en Italia.

En Abertis sí tiene todavía un pacto parasocial con ACS y Hochtief, si bien es fácil de romper si quisiera vender parte de su 50% de la empresa. Los números, sin embargo, parecen indicar que es una participación que es mejor conservar, aunque podría vender una parte y seguir consolidando sus resultados, por lo que se apuntaría todo el beneficio de la concesionaria que dirige José Aljaro.

Hemeroteca

Abertis
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad