Una empresa de Florentino Pérez, a juicio por recortar sueldos un 75%

stop

Una parte de la plantilla de la firma Imesapi, del grupo ACS, ha pasado a cobrar el salario mínimo interprofesional

Florentino Pérez, presidente del grupo ACS I EFE

18 de febrero de 2014 (20:10 CET)

Algunas empresas de Florentino Pérez le están dando últimamente más de un disgusto al empresario y presidente del Real Madrid. La última es la compañía Imesapi, del grupo ACS, que tendrá que ir a juicio este miércoles tras aplicar un ajuste salarial del 75% a parte de sus trabajadores.

La medida, que ha afectado a una treintena de empleados, ha supuesto en algunos casos pasar de un sueldo bruto mensual de 3.000 euros, al mínimo interprofesional de 645 euros, según explican fuentes del comité de empresa.

Poner fin al convenio para ajustar salarios

“Imesapi se dedica a varias actividades. En nuestro caso (Barcelona) hacemos el mantenimiento de cabinas telefónicas y la empresa nos dijo el pasado agosto que se había caducado al convenio y que aplicaba una rebaja salarial del 75%. Se trata de un ajuste muy importante que la gente ha aguantado varios meses. Es una injusticia”, subraya el trabajador y portavoz, Josep Alpuente.

Por su parte, la compañía no sabe, ni tampoco contesta. Prefiere optar por el silencio a la espera de lo que dictamine el juez.

La plantilla denuncia que la firma ha incurrido en una irregularidad al no permitir el periodo de carencia del fin de convenio, tal y como establece la última normativa laboral. En casos parecidos, subraya el comité de empresa, se les ha dado la razón a los trabajadores.

A la espera de recuperar el salario anterior


Pese a todo, no hay muchas esperanzas puestas en un cambio de actitud por parte de la compañía que cuenta con una plantilla que ronda las 2.500 personas en toda España.

“La empresa siempre agota todas las posibilidades. Inescapi intenta con estas medidas que la gente se marche y se muestra poco dispuesta a pactar. La reforma laboral, en este caso, ha sido su pretexto para aplicar los ajustes. Esperamos que tras hablar con el juez el clima laboral de la empresa se normaliza, que se vuelva a la retribución anterior y que cualquier otra medida vaya por la vía de la negociación, aunque no somos muy positivos y creemos que la empresa no dará marcha atrás”, explica el abogado de los trabajadores, Jordi Juan.

Recortes diferentes dentro de la plantilla

La plantilla critica que la compañía gana concursos públicos después de presentar la oferta más barata, con diferencia. Pero, tras la adjudicación, la rebaja que ha aplicado para hacerse con el contrato pasa factura a los trabajadores.

“En nuestro caso el recorte es del 75%, pero sabemos que con los empleados que se encargan del alumbrado de Barcelona se está negociando una rebaja del 40%. Es la práctica de la compañía. Se trata de hacer trabajos de bajo coste y luego despedir o pactar rebajas salariales”, sentencia Alpuente.

Con todo, este miércoles a las 11:30 horas, el magistrado pondrá fin a este conflicto decantando la balanza hacia un lado u otro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad