Una empresaria del mundo de las subastas toma el control de 'El Triangle'

stop

Gervilla Márquez financia la nueva etapa del semanario, que se editará también en castellano y fuera de Catalunya

Gervilla (izquierda) junto a Reixach, los nuevos rectores de 'El Triangle'

25 de julio de 2013 (00:46 CET)

Nacido en 1990, el semanario crítico El Triangle, editado por el periodista Jaume Reixach, ha circulado por los principales despachos catalanes como una referencia inapelable de la contrainformación oficial que se divulgaba en Catalunya durante casi dos décadas. De su fundación y su pasado inmediato queda el espíritu transgresor, progresista y de denuncia. Para algunos, una publicación que bordeaba las líneas del periodismo para situarse en otros límites que rebasaban los principios éticos y deontológicos de la profesión.

Hoy, con todo ese debate y esa historia a las espaldas, la publicación ha emprendido un nuevo rumbo que tiene que ver con la toma de control efectiva de la cabecera por parte de la empresaria María Ángeles Gervilla Márquez, procedente del siempre discutido mundo de las subastas. Aunque la versión oficial mantiene que nada ha cambiado en lo mercantil, lo cierto es que la inversora ha garantizado al director e histórico editor la línea editorial, pero ha tomado las riendas de la gestión empresarial.

Renovación de la plantilla

Gervilla está negociando con los proveedores de la publicación y ha aplicado diferentes políticas tanto de signo laboral como en lo referido a las plataformas de distribución del medio. Entre las primeras medidas figura la renovación de la plantilla. Reixach explica que se han producido cinco contrataciones entre periodistas y correctores, la misma cifra de despidos que se produjo hace un mes.

“Hubo un grupo que me pidió acabar con la relación laboral”, señala el director del semanario. Los trabajadores lo explican de manera diferente y se quejan, en un blog, de la política de la empresa editora. Sobre los impagos de nóminas y de cuotas a la Seguridad Social, Reixach admite que el último ejercicio ha resultado especialmente difícil para la empresa de la que es propietario, en línea con lo sucedido en el sector.

Agdir Invest, la nueva instrumental

En ese contexto es en el que aparece la nueva inversora. Según el histórico propietario y director, no existe ningún acuerdo mercantil. “Sigo siendo el propietario, editor y director y asumo todas las responsabilidades”, explica. Sin embargo, el 23 de diciembre pasado se constituyó la sociedad Agdir Invest de la que es propietario Reixach. El pasado 23 de junio se inscribió en el registro a María Ángeles Gervilla como apoderada solidaria de la misma compañía.

La incorporación de la inversora ha tenido como primer resultado el proyecto de expansión de El Triangle. Consiste en aumentar el número de páginas de la publicación, el número de ejemplares impresos y remodelar la página web. Gervilla también ha conseguido que el semanario se publique en castellano y fuera de Catalunya, el que ha sido su mercado natural desde la fundación.

¿Por qué ha llegado este inversor a interesarse por El Triangle? “Nuestro periodismo le hace cierta gracia. Nos conocimos después de investigar un asunto en Girona en el que ella estaba involucrada”, relata el director. Su llegada, según esperan, puede dar lugar a nuevos proyectos. Por ejemplo, una productora de televisión.

Actividades diversas

Gervilla Márquez no tiene ninguna experiencia anterior en empresas periodísticas. En la actualidad está vinculada a una veintena de empresas en calidad de socia, administradora o apoderada de las mismas. Sus sociedades están relacionadas con el transporte, la logística y, fundamentalmente, el mercado inmobiliario.

Medios empresariales aseguran que la empresaria está inmersa en un proceso de adquisición de una cadena de pastelerías de casi 30 establecimientos. En los mismos, añaden los interlocutores, se distribuiría el semanario. Con anterioridad, Gervilla realizó incursiones similares en empresas del ámbito de la hostelería, en las que tras asumir temporalmente gastos y tomar el control de la gestión, sin ningún tipo de documentación mercantil formalizada, acabó dejando la actividad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad