Protesta de la plantilla de Unipost contra los recortes aplicados por la familia Raventós.

Los Raventós llenan de excusas su carta a la plantilla de Unipost

stop

Unipost comunica a su plantilla que están en concurso de acreedores sin autocrítica y culpando a Correos y a las administraciones

Xavier Alegret

Protesta de la plantilla de Unipost contra los recortes aplicados por la familia Raventós.

Barcelona, 20 de julio de 2017 (05:55 CET)

La gestión de Antón Raventós y Pablo Raventós, presidente y director general de Unipost, no ha tenido nada que ver con que el grupo postal privado haya caído en concurso de acreedores. Al menos, esto es lo que se desprende de la comunicación que la empresa ha enviado a su plantilla este miércoles para explicar su situación: nada de autocrítica, solo culpas a terceros –las leyes, las administraciones y Correos– que suenan a excusas. De hecho, el texto hace antes referencia a Correos, aunque sin citar nunca su nombre, que a Unipost.

“Las actuales circunstancias del mercado y una  particular aplicación de la regulación del sector postal en España han provocado un considerable desequilibrio en favor del operador postal público, que ha ocasionado dificultades financieras en Unipost, las cuales sólo pueden ser solventadas con los beneficios de la declaración de concurso”, empieza la carta.

Unipost: el IVA, los gobiernos, Correos… la culpa del concurso es de todos menos de los Raventós

Entre los argumentos de los Raventós se encuentra desde el IVA en el mercado postal al conflicto con Correos. Tras la privatización del sector, los operadores privados debían tener acceso en buenas condiciones a lo que Unipost denomina la “red pública”, es decir, a los servicios de su mayor competidor. Según los Raventós, esto no se ha cumplido, aunque el conflicto se inició por impagos de Unipost a Correos, tras los que estuvieron meses litigando.

Los Raventós tienen artillería para todas las administraciones con los concursos públicos. Unipost ha sido excluido de muchos de forma a su parecer injustificada, “a pesar de tener la oferta económicamente y técnicamente más ventajosa”, aseguran.

Pablo Raventós, director general de Unipost, con el presidente de la diputación de Castellón, Javier Moliner

Pablo Raventós tras firmar un acuerdo con la Diputación de Castellón

Respecto al papel de la empresa y de los que la forman, parece intachable: “Pese al intenso trabajo, esfuerzo y sacrificio por parte de todos los trabajadores y colaboradores en los últimos años para mejorar la posición competitiva de Unipost en el mercado con el fin de  mantener la actividad y los puestos de trabajo, no hemos conseguido la suficiente respuesta por parte de los organismos competentes para aplicar efectivamente la regulación en el sector postal español”.

Tras estos argumentos, los Raventós dicen a su plantilla que confía en superar el concurso “siempre en beneficio de todos”. No será gratis, y los 2.500 trabajadores de Unipost, así como sus franquiciados, serán los grandes damnificados. Próximamente empezarán a negociar un plan de reestructuración que se prevé duro. También se negociarán quitas con los bancos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad