Zinkia obvia la quiebra y se agarra al 'mundo feliz' de Pocoyó

stop

EL LASTRE DEL CONCURSO SE DEJA NOTAR

Pocoyó y sus amigos, la cara amable de la productora Zinkia

desde Madrid, 24 de abril de 2015 (01:03 CET)

Zinkia, la productora audiovisual de dibujos animados con el personaje de Pocoyó a la cabeza, parece seguir viviendo en el 'mundo feliz' de este personaje y en el de su presidente y fundador, José María Castillejo.

A pesar de seguir inmersa en concurso de acreedores desde hace un año, con esos más de 13 millones de euros que fue incapaz de pagar, la productora acaba de actualizar su plan de negocio para 2015 ante las grandes incógnitas que siguen planeando sobre su capacidad para generar ingresos.

Optimismo contenido

Y lo vuelve a hacer con todo el optimismo del mundo, dando por hecho que logrará unos beneficios de casi 1,2 millones de euros, sobre todo por esos 10,5 millones que ingresaría por las ventas ligadas a Pocoyó, tanto en contenidos, licencias o publicidad.

La productora achaca toda esta situación de inestabilidad, "que está afectando al negocio de la compañía", a la demora del juez titular del juzgado de lo Mercantil 8 de Madrid en no "haber dado una resolución positiva" a la propuesta anticipada de convenio. La que el propio juez admitió a trámite, en junio de 2014, y que, un mes después, recibió el apoyo la sociedad Attest Integra, la administradora concursal.

No obstante, a pesar del optimismo que Zinkia intenta trasladar a los mercados, un análisis del documento remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sirve para comprobar que todas las premisas que la sociedad presidida por José María Castillejo contempla en 2015 son prácticamente las mismas que ya se valoraban en 2014. Finalmente no salieron, y tampoco existen garantías de que lo vayan a hacer este año.

En 2014, muy lejos de lo previsto

Si dejamos a un lado la aportación de la sociedad inglesa Cake Entertainment, de cuyo 51% se desprendió Zinkia en julio de 2014, los resultados del pasado ejercicio se quedaron finalmente muy alejados de las provisiones que se habían hecho.

De tal manera que los ingresos obtenidos solo cubrieron el 59% de los previstos, el margen bruto contemplado de 11 millones se quedó en 6,5 millones, y el ebitda previsto de 3,3 millones apenas superó los 2,6 millones. Todo ello acabó por no solo no ganar 942.500 euros sino elevar las pérdidas por encima de los 4 millones de euros.

Ninguna certeza de cambio

Ahora, para 2015, la sociedad presidida por Castillejo vuelve a presentar un plan de negocio casi idéntico al de 2014. El mismo que no pudo lograrse por varias circunstancias que, a la vista de las explicaciones dadas por la empresa, no existe certeza alguna de que no puedan volver a repetirse.

En el caso de los ingresos por contenidos, en los que en 2014 "se centró buena parte de la desviación", según la empresa, se incluyen nuevamente los provenientes de la explotación comercial del contenido audiovisual en televisión o descargas de apps, sobre todo las relacionadas con una producción educativa para el Gobierno de Estados Unidos.

Las apps del Gobierno de Estados Unidos

En base a este contrato, Zinkia produce dichas apps en colaboración con una organización estadounidense sin ánimo de lucro, y cobra por cada app entregada. En 2014 preveía entregar 9 pero no llegó ni de lejos, al incumplirse el plan por retrasos en la producción prevista.

Otro aspecto en los que Zinkia confía asentarse es en la expansión internacional, en la que se enmarca la reciente constitución en Panamá de una filial, siempre que se supere la situación concursal, ya que "muchas negociaciones con partners y agentes comerciales se han visto afectadas".

Cuantiosos gastos de personal y de explotación

A pesar de la mengua de ingresos, la productora se embarcó en 2014 en cuantiosos gastos de personal, incrementados en 14% respecto al ejercicio precedente, y, sobre todo en la partida de otros gastos de explotación, elevada en un 168% por lo abonado a asesores, consultores y, principalmente, agentes comerciales. Gastos que en 2015 se prevén de 2,65 millones de euros para los 51 empleados corporativos y de 1,1 millones para los trabajadores de producción.

De los 10,5 millones de euros que en 2015 debe generar Pocoyó, casi la mitad deberían llegar de la explotación de marcas mediante contratos de licencias en royalties (entre el 4% y el 20% sobre la ventas netas), y el 55% restante entre la producción y explotación de contenidos audiovisuales e interactivos (pay tv, home video o pay per view) y en la explotación publicitaria, tanto en plataformas digitales propias o de terceros que distribuyen contenidos de Zinkia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad