Calviño cuestiona el límite a la temporalidad que propone Díaz en la reforma laboral

La vicepresidenta primera se muestra confiada en lograr un acuerdo en las próximas semanas y que se sumen al mismo tanto sindicatos como empresarios

Las ministras de Economía, Nadia Calviño, y Trabajo, Yolanda Díaz, conversan durante una sesión en el Congreso de los Diputados | EFE/CM/Archivo

Las ministras de Economía, Nadia Calviño, y Trabajo, Yolanda Díaz, conversan durante una sesión en el Congreso de los Diputados | EFE/CM/Archivo

La crisis de Gobierno abierta hace unas semanas por la coordinación en la negociación de la reforma laboral se solventó con sendos acuerdos entre el PSOE y Unidas Podemos para incorporar a más ministerios al proceso, pero las discrepancias entre el Ministerio de Asuntos Económicos y el de Trabajo perduran.

Las diferencias sobre todo giran respecto al principal escollo en la reforma laboral con los empresarios, el relativo a la temporalidad, para el que inicialmente el Ministerio de Trabajo propuso fijar un límite del 15% en la plantilla, que llevó a la CEOE a plantarse en la mesa del diálogo social, justo antes de la crisis de Gobierno.

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reconocido este miércoles abiertamente las diferencias al admitir sus “dudas” sobre si la fijación de un porcentaje máximo de trabajadores temporales en las empresas es una “buena solución”.

Tras descolgarse CEOE del acuerdo sobre el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional de la reforma de las pensiones, acordado de forma bipartita entre el Gobierno y los sindicatos, se ha abierto un nuevo escenario en el que se contempla incluso en Moncloa un acuerdo sin la patronal.

Este mismo miércoles hay una nueva reunión de la mesa de diálogo social para la modernización del mercado de trabajo, que a partir de esta semana se duplica a dos, con otra más los viernes para acelerar los trabajos y poder acordar la reforma en dos semanas para cumplir con el compromiso con Bruselas de que vea la luz antes de que acabe el año, y otra reunión más por la tarde de coordinación en el Gobierno.

Distintas opciones para atajar la temporalidad

Calviño ha rechazado el límite del 15% a la temporalidad porque ya hay “muchas empresas, sobre todos las grandes, que están por debajo de ese porcentaje”, y a ello se suma que cada sector productivo tiene unas “determinadas características”, según ha indicado en una entrevista en La Sexta, recogida por Economía Digital.

En este punto, ha admitido que aunque el Ejecutivo coincide en la necesidad de hacer frente al problema de la temporalidad, hay “distintas opciones” respecto a este asunto, por lo que ha abogado por analizarlas “con la cabeza fría y pensando en el objetivo” de atajar este problema del que adolece el mercado de trabajo español.

En la última reunión el Ministerio de Trabajo se abrió ya a variar el límite del 15% de temporalidad en la plantilla que había planteado. Fuentes gubernamentales señalan a Economía Digital que Trabajo contempla diversas fórmulas para controlar el uso abusivo de los contratos eventuales, como la posibilidad de un límite general, aunque esta idea inicial podría tornarse a una fijación de topes por sectores.

El nuevo planteamiento pasa por establecer un porcentaje máximo pero no generalizado e igual para todos los sectores, sino que se fijaría por ramas a través de la negociación colectiva, algo que fuentes de la patronal señalan a este medio que ven con mejores ojos al considerar que la limitación no puede ser indiscriminada, sino modularse por sectores.

También reprochan que el sector público presenta una temporalidad del 30,4%, por encima del 22% del sector privado, por lo que exigen que se adopten medidas para atajar primero el mayor problema de temporalidad originado por las administraciones públicas.

En el marco de las propuestas que vislumbra Trabajo se encuentran la de que las empresas de trabajo temporal (ETT) contraten a una parte de sus trabajadores, alrededor de 300.000 del millón de trabajadores que gestionan estas agencias de colocación, bajo la modalidad de fijo-discontinuo y no como temporales

Igualmente, se baraja la posibilidad de convertir el contrato de obra en la construcción que afecta a unos 800.000 trabajadores en indefinido. Otras propuestas de Trabajo durante las negociaciones pasan por poner fin al contrato de obra y servicio y fijar un límite de un año a los contratos temporales.

Confía en cerrar el acuerdo con sindicatos y patronal

Sea como sea, Calviño mantiene la meta de lograr un acuerdo “equilibrado” para aprobar a finales de año la reforma laboral para cumplir con el compromiso con Bruselas en el marco del Plan de Recuperación.

Por ello, confía en que se logre el acuerdo “en las próximas semanas” y que “tanto sindicatos como empresarios se suban al proyecto”. “Están de acuerdo con la hoja de ruta y veo una actitud constructiva y responsable“, ha sostenido, esperando un diálogo productivo que permita alcanzar un consenso.

Aunque el acuerdo en lo referido al mecanismo de equidad intergeneracional (subida de cotizaciones de 0,6 puntos entre 2023 y 2032) “no ha podido ser” , Calviño mantiene un diálogo constante con CEOE y confía en que “que de aquí a final de año los distintos acuerdos, tengan un carácter tripartito”.

La responsable económica del Gobierno ha defendido la medida del. Gobierno “rellenar” la hucha de las pensiones y tener colchón para el futuro, y ha lamentado que CEOE no vea “con claridad” la conveniencia de sumarse a una medida “responsable y justa”.

Respecto a la polémica sobre la ampliación del periodo de cálculo de las pensiones comprometido por el Gobierno con Bruselas para 2022, ha apuntado que se seguirán las recomendaciones del Pacto de Toledo que insta a reflexionar si el sistema de cotización se corresponde con las carreras profesionales.

A este hilo, ha apuntado la necesidad de abordar con el diálogo social y con “cuidado” las opciones para fijar un número de años de cotización diferentes, que podría pasar por excluir los peores años cotizados, entre otros.