Trabajo propone limitar los nuevos ERTE a un año y los contratos temporales al 15% de la plantilla

Entre las propuestas trasladadas hoy por el Ministerio de Trabajo a patronales y sindicatos figura que un 85% de las plantillas deberá ser personal indefinido

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, este martes, en el complejo del Palacio de la Moncloa. EFE/J.J. Guillén

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. EFE/J.J. Guillén

El Ministerio de Trabajo ha propuesto este miércoles a patronales y sindicatos que los futuros ERTE constituidos a través del Mecanismo de Sostenibilidad del Empleo (MSE), la nueva herramienta de flexibilidad interna diseñada para las empresa sen crisis, pueda aplicarse como máximo durante un año si hay acuerdo con los sindicatos o 6 meses en el caso de no haber consenso pero ser autorizado por la Autoridad Laboral.

Otra de las principales propuestas en el marco de la reforma pasa por limitar los contratos laborales en las empresas en una proporción superior al 15% de la plantilla cuando se trate de contratos estructurales, según figura en el borrador de la reforma laboral, al que ha tenido acceso Economía Digital, tras la reunión para la modernización del mercado de trabajo celebrada este miércoles.

A diferencia de los expedientes de regulación temporales de empleo (ERTE) actuales que no determinan un periodo mínimo ni máximo de duración, Trabajo plantea que el nuevo mecanismo solo pueda ser aplicado durante “un concreto periodo temporal de referencia y por un porcentaje máximo de reducción de la jornada ordinaria a desarrollar dentro del mismo“.

Conforme a la propuesta, el periodo de referencia podrá tener una duración máxima de 12 meses en caso de existir acuerdo acuerdo en el periodo de consultas y de 6 meses en el supuesto de que el MSE sea autorizado por la autoridad laboral cuando no exista acuerdo. El periodo de referencia, precisa, será de la “duración estricta imprescindible para responder al supuesto en el que se fundamenta el Mecanismo”.

Veto al despido y prohibición de contrataciones

La reducción de jornada será la misma para los trabajadores salvo que concurran “causas justificativas debidamente acreditadas”, en cuyo caso podrán fijarse distintos porcentajes de reducción de jornada “en función de los grupos profesionales, funciones o puestos de trabajo afectados”.

Aimismo, introduce la posibilidad de acudir a este mecanismo por necesidades de recualificación de las personas trabajadoras y debido a transición profesional hacia nuevos empleos. Se aclara que las causas ETOP pueden justificar la adopción de este mecanismo.

Al igual que en la legislación Covid, habrá prohibición de nuevas contrataciones, de realización de horas extras ni externalizarse la actividad en los periodos que se reduzca la jornada laboral acogiéndose al MSE. La empresa, asimismo, deberá de mantener el empleo y acometer actividades formativas.

Limitar contratos temporales a un 15% de la plantilla

En la reunión el Gobierno ha trasladado un nuevo texto en el que figura la propuesta de limitar los contratos laborales en las empresas a un 15% de la plantilla cuando se trate de contratos estructurales.

Se verán afectados por esta propuesta los contratos firmados por obra o servicio determinado, con motivo eventual, por interinidad o por inserción. Quedarían fuera de esta limitación por tanto los contratos temporales de formación.

De esta manera, la limitación propuesta por el Gobierno obligaría a las empresas a que en sus plantillas contarán, como mínimo, con un 85% de trabajadores con contratos indefinidos.

Sin embargo, la realidad actual es que en el mercado laboral de España, 9 de cada 10 nuevos contratos que se firman son temporales. En concreto, la temporalidad supera el 24% de los contratos, con modalidades inferiores a una semana, en el país. 

Empresas de Trabajo Temporal (ETT)

El texto emitido este miércoles por Gobierno pretende modernizar el mercado laboral incluyendo una nueva regulación de las Empresas de Trabajo Temporal (ETT) para mejorar la protección de los trabajadores. De esta forma, estas empresas tendrían la facultad de emplear trabajadores con contratos indefinidos para ponerlos a disposición de sus clientes en actividades de temporada.

La nueva propuesta planteada por el Gobierno implica un cambio en los artículos 6 y 10 de la ley de las ETT que permitiría “encajar los trabajos de temporada con una mejor protección de las personas trabajadoras a través de la contratación indefinida en las propias empresas de trabajo temporal”, según ha explicado UGT.

En el primer semestre del año, el sector de las ETT elevó más de un 20% los contratos de puesta a disposición, hasta 1,8 millones (la mitad en la industria manufacturera y la agricultura) para una fuerza laboral de 464.000 empleados, según datos del Ministerio de Trabajo a mes de junio.

Cabe destacar que la inclusión de las ETT en la fórmula que baraja el Gobierno para rebajar la temporalidad fue discutida recientemente por empresas del sector con el Ministerio de Asuntos Económicos dirigido por Nadia Calviño.

En cuanto al contrato fijo de obra en el sector de la construcción , se modifica la Disposición adicional tercera del ET para que esta modalidad contractual pueda encajar en la contratación indefinida, recogiendo así una reivindicación de UGT.

Contratos formativos: doble modelo

En cuanto a los contratos formativos se acoge la propuesta sindical de un doble modelo que mantiene el contrato formativo para la obtención de practica en las empresas que se podrá concertar, por un periodo que varia desde los tres meses al año de duración como máximo, para las personas que hayan finalizado sus estudios dentro de un plazo máximo de tres años (cinco en el caso de personas con discapacidad).

Asimismo, se mantiene el contrato de formación dual en las empresas, por un periodo máximo de dos años, con un máximo de trabajo efectivo de un 65% el primer año y del 85% el segundo, dentro de un programa formativa individual en las empresas.

Por último, UGT ha vuelto a reivindicar la derogación de la Disposición adicional 16 y 17 del Estatuto de Trabajadores que permiten los despidos colectivos en la administración pública. “El Ministerio de Trabajo incomprensiblemente, ha mantenido su negativa a negociar sobre este punto incumpliendo la promesa de derogar la reforma laboral”, según el sindicato.



Avatar
Sergio Martín de Vidales Diago