El 83% de los millennials no ahorra para su jubilación en plena incertidumbre en las pensiones

La generación de 21 a 41 años también prevé que no percibirán una pensión acorde a lo cotizado

La generación millennial, de momento, no ahorra para su jubilación. Y eso que, según datos ofrecidos por BBVA, consideran que las pensiones públicas están en peligro. En el estudio realizado por el banco español, se resalta que el 83% de las personas de 21 a 41 años aún creen que es pronto para destinar parte de su salario a poder disfrutar holgadamente de sus últimos años de vida.

De acuerdo con el estudio Los millennials ante la jubilación, tan sólo uno de cada seis de los encuestados ha comenzado a ahorrar para la jubilación. Una cifra, a priori, muy baja teniendo en cuenta la difícil situación que vive el sistema de pensiones. La hucha de las pensiones está bajo mínimos y apenas tiene 2.000 millones por la crisis derivada por el coronavirus, mientras el paro sigue creciendo y el empleo de los más jóvenes, quienes deberán las nóminas a los jubilados, no pasa por su mejor momento. El paro juvenil supera el 42% en España.

Gastos impropios

La tesorería de la Seguridad Social, por tanto, se encuentra al límite. El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha subrayado en reiteradas ocasiones que las arcas sufren gastos impropios. Es decir, tiene que pagar partidas de subsidios que no le corresponden y que acarrea un agujero de 23.000 millones cada año.

Una visión que comparte la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) que considera “factible cerrar el déficit estructural existente en la Seguridad Social, mediante la asunción por parte del Estado de determinados gastos que ahora soportan las cotizaciones. El déficit estructural identificado en el corto plazo supone un riesgo limitado para la sostenibilidad de la Seguridad Social ya que debe verse en el contexto del conjunto de las Administraciones Públicas”. 

En este sentido, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 prevé ya pasos en esta dirección y el Ministerio de Hacienda ha previsto una transferencia de cerca de 14.000 millones de euros para cubrir parte de estos gastos y que aliviará la tesorería para el pago de pensiones.

Pesimistas

Sea como fuere, las pensiones son un tema que preocupa a toda la sociedad española. Y a los millennials, también. En la encuesta realizada por BBVA, el 50% de esta generación piensa que no recibirá una pensión de la Seguridad Social cuando se jubile. Por esta misma razón, tres cuartas partes creen que el sistema precisa de una profunda reforma y se debe cambiar su funcionamiento. 

No obstante, y a pesar de que el entorno es negativo, el 60% de la generación incide en que es conveniente ahorrar de cara a la jubilación. De acuerdo con el estudio, la edad media idónea para comenzar a destinar fondos de cara al futuro es de 37 años.

Planes de empleo

Los planes de empleo se han convertido en un vehículo importante para las nuevas generaciones que ven en peligro las pensiones públicas. De hecho, el 60% de los encuestados apoyan el refuerzo de éstos con la jubilación. Es decir, se muestran abiertos a mezclar las pensiones públicas con vehículos de inversión privados fomentados por la empresa en la que trabaja.

Algo que también aplaude el ministro José Luis Escrivá. El titular de la cartera de Seguridad Social ha mostrado su voluntad de extender la cobertura de los planes de pensiones de empleo a más de la mitad de población ocupada, haciéndolos llegar especialmente a pymes, autónomos y empleados públicos, lo que supondría multiplicar la cobertura actual de los planes colectivos por tres o cuatro veces.

¿Dónde ahorran?

A pesar de que, de momento, la generación millennial no tiene prisa por ahorrar, los ahorradores tienen predilección por un instrumento para velar por una jubilación segura. Así, el 48% de los encuestados por BBVA lo hace a través de un plan de pensiones individual, seguido de un 28% de los depósitos o libreta de ahorro.

En tercer lugar, con un 14%, aparecen los fondos de inversión y los planes de pensiones de empresa, anteriormente citados. Además, un 10% prefiere adquirir inmuebles y sacar réditos del inmobiliario, mientras que el 7% firma seguros de ahorro.