El Gobierno aprueba el fondo RED: se activan los nuevos ERTE para sectores afectados por la guerra

El nuevo mecanismo de la reforma laboral, financiado con fondos SEPE, permite exoneraciones de hasta el 40% en las cuotas de la Seguridad Social condicionadas a formación y se aplicará de forma inminente en agencias de viajes y sectores afectados por la guerra

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y MIgraciones, José Luis Escrivá, y la ministra y vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz. EFE

Otra de las medidas incluida en el denominado Plan Nacional de Respuesta a la guerra de Ucrania ve la luz. El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el procedimiento y la constitución del Fondo RED para la solicitud inmediata de los nuevos Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) ligados a la formación y constituidos en el marco de la nueva reforma laboral para atender las necesidades cíclicas o sectoriales.

El Real Decreto-ley permite el despliegue del artículo 47 bis del Estatuto de los Trabajadores, fruto del acuerdo sobre reforma laboral y se establecen las previsiones necesarias para que el Mecanismo RED pueda operar de forma inminente dada la coyuntura actual, según han informado los Ministerio de Trabajo y de Seguridad Social, ya que no se ha detallado en la rueda de prensa posterior la Consejo de Ministros.

Fuentes gubernamentales explican a Economía Digital que la idea es empezar a aplicar estos ERTE en el sector de las agencias de viajes, uno de los más afectados aún por estos mecanismos de protección del empleo, así como en los sectores más afectados por el impacto de la guerra de Ucrania, como pueden ser el agroalimentario o área de la industria por la afectación a materias primas como los cereales o el níquel.

Los últimos datos del Ministerio reflejan que aún quedan del orden de 100.000 trabajadores afectados por un ERTE, muchos de los cuales puede que acabe siendo despedidos o se tengan que adaptar a otros sectores mediante los instrumentos de formación y capacitación previstos en el nuevo mecanismo. El Gobierno prorrogó el pasado 22 de febrero por un mes más los ERTE Covid, hasta el 31 de marzo, con menos exoneraciones a empresas con el fin de dar margen de adaptación a las empresas.

El nuevo mecanismo deberá ser autorizado por el Consejo de Ministros a propuesta conjunta de los departamentos de Trabajo, Economía y Seguridad Social, previo informe de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, que preside Nadia Calviño.

El mecanismo RED es una de las medidas incluidas en el Plan Nacional de Respuesta a la guerra de Ucrania, anunciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que se aprobará en el Consejo de Ministros del próximo 29 de marzo, toda vez que Sánchez realice su gira europea para recabar apoyos a su propuesta de desacoplar los precios del gas de la electricidad en la UE y que el Ejecutivo negocie con los grupos, sectores y agentes sociales un pacto de rentas y las rebajas impositivas y ayudas directas a los sectores.

Exoneraciones de hasta el 40%: recualificación profesional

El nuevo instrumento busca dar respuesta a la necesidad de que las empresas pertenecientes a sectores que han sufrido cambios estructurales y permanentes puedan adoptar medidas de transición y recualificación profesional. De esta manera se impulsa el objetivo de que recurran a la flexibilidad para superar situaciones de dificultad estructural derivadas de cambios que se califican expresamente de permanentes y eviten los despidos.

La norma implica la posibilidad de activar el Mecanismo RED asegurando la financiación de las medidas, con cambios en función de si la motivación del ERTE obedece a factores cíclicos o sectoriales. En el caso de los nuevos ERTE sectoriales se prevén exoneraciones del 40% de las cuotas a la Seguridad Social, condicionadas a formación. La empresa que quiera adherirse está obligada a presentar un plan de recualificación que incluya la realización obligatoria de acciones de formación para posibilitar la recolocación en otro puesto dentro de la misma empresa, o bien en otras empresas.

Este tipo de ERTE tiene una duración máxima de un año, con la posibilidad de dos prórrogas de seis meses cada una, es decir, un total de hasta dos años. En lo relativo a los trabajadores, se reconocerán las prestaciones con efectos del primer día en que se pudieran aplicar las medidas de suspensión o reducción de jornada, o con efectos de la fecha de presentación de la solicitud de adscripción al mecanismo.

En caso de haber sido esta presentada fuera del plazo, las prestaciones se reconocerán con efectos de la fecha de presentación y se abonarán las mismas una vez se reciba la comunicación empresarial. Así, la empresa deberá remitir una comunicación a mes vencido, indicando la información sobre los periodos de actividad e inactividad de las personas trabajadoras del mes natural inmediato anterior. En el caso de los días trabajados en reducción de jornada, las horas trabajadas se convertirán en días completos equivalentes de actividad.

Las autoridades laborales de las comunidades autónomas podrán remitir directamente la información que obre en su poder relativa a los ERTE a la Tesorería General de la Seguridad Social, al Servicio Público de Empleo Estatal y a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social o poner dicha información a disposición del Ministerio de Trabajo y Economía Social, para su posterior remisión a las dichas entidades.

Financiación con fondos SEPE

También ha dado luz verde en el marco del real-decreto ley al Fondo RED que permitirá hacer frente a las necesidades presupuestarias de este mecanismo. Fuentes del Ministerio de Trabajo confirman a Economía Digital que la financiación del nuevo mecanismo correrá a cargo de los fondos del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE).

Según establece el decreto de la reforma laboral sobre la dotación del fondo, serán recursos de este Fondo los excedentes de ingresos que financian las prestaciones por desempleo en su nivel contributivo y asistencial, las aportaciones que se consignen en los Presupuestos Generales del Estado, las aportaciones procedentes de los instrumentos de financiación de la Unión Europea orientados al cumplimiento del objeto y fines del Fondo, así como los rendimientos de cualquier naturaleza que genere el Fondo». Inicialmente se llegaron a contemplar aportaciones al tesoro de las empresa con beneficios que realizasen despidos masivos a trabajadores mayores de 50 años.

El fondo estará adscrito al Ministerio de Trabajo, frente a las propuestas iniciales que planteaban la complejidad de la aprobación por parte de acuerdo del Consejo de Ministros (en orden por Asuntos Económicos, Trabajo, Hacienda y Seguridad Social) y que el Ministerio de Asuntos Económicos estableciese los parámetros, habiendo un comité de gestión presidido por la Secretaria de Estado de Empleo, un vicepresidente de la Secretaría de Seguridad Social y varios titulares de otras secretarias como Economía, Presupuestos, del Tesoro y de la Tesorería General de la Seguridad Social.

El nuevo Fondo RED de Flexibilidad y Estabilización del Empleo tiene como finalidad atender a las necesidades futuras de financiación derivadas de la modalidad cíclica y sectorial del Mecanismo RED en materia de prestaciones y exenciones a las empresas del pago de las cotizaciones a la Seguridad social, incluidos los costes asociados a la formación, en la forma y condiciones previstas en su normativa de desarrollo.