El Gobierno pone techo a los fijos discontinuos: por primera vez son menos que hace un año

El Ejecutivo cree que el trasvase de contratos temporales a la modalidad de fijos discontinuos ya se ha completado, mientras el empleo indefinido sigue en aumento

Un operario trabaja en una obra en Toledo este lunes. EFE/ Ismael Herrero

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El Gobierno ya da por hecho que el trasvase de los puestos de trabajo de carácter temporal a la figura del contrato indefinido, en su modalidad de fijo discontinuo, se ha completado ya y celebran que, por primera vez desde la entrada en vigor de la reforma laboral que favoreció esta relación laboral, hay menos que en febrero del año pasado.

El secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Borja Suárez, se felicitó durante la rueda de prensa para presentar los datos del paro y afiliación de que, por primera vez, se producía un descenso en la cantidad de esta figura. «Hay menos fijos discontinuos hoy en el mercado de trabajo que hace un año y eso tiene una significación particular cuando vemos que en este tiempo hay casi 600.000 afiliados más con un contrato indefinido«, subrayó.

El pasado febrero, además de tener un día más por ser año bisiesto, tuvo un comportamiento espectacular en términos de empleo, con una creación de más de 103.600 puestos de trabajo, la mayor ganancia en este mes desde febrero de 2007, antes del estallido de la burbuja. En comparación con hace un año, hay cerca de 540.000 afiliados más a la Seguridad Social.

1.500 fijos discontinuos menos que en 2023

Y si hablamos de puestos de trabajo de carácter indefinido, fomentados con la reforma laboral de 2021, el balance es de más de 583.000 empleos en solo un año: eran 12,17 millones en febrero de 2023, por 12,75 millones en este año.

Un crecimiento que no se explica por el fenómeno del contrato fijo discontinuo, que genera una relación entre empleador y trabajador para ocupaciones estacionales: a cierre de febrero había unos 1.400 cotizantes menos con esta relación, el primer declive interanual y el argumento que esgrime el Gobierno para dar por estabilizada esta relación en el mercado laboral. En febrero de hace un año había 821.051 empleados con este contrato, de acuerdo con los datos de la Seguridad Social, por 819.632 este año.

¿Quiere esto decir que se han dejado de firmar contratos de esta modalidad? No. Según el registro de contratos de los servicios públicos de empleo, el mes pasado se rubricaron 1,13 millones, de los que 523.445 fueron indefinidos. De éstos, 144.201 fueron fijos discontinuos, uno de cada cuatro.

«La afiliación crece sobre todo por los contratos indefinidos a tiempo completo y, al mismo tiempo, los fijos discontinuos, que crecieron significativamente al principio tal y como pretendía la reforma laboral, han encontrado un punto de estabilización», justificó el ‘número dos’ de la ministra de Seguridad Social, Elma Saiz.

El Gobierno aún no publica los fijos discontinuos inactivos

Con todo, y a pesar de que la figura parece haber encontrado su techo en el mercado laboral, el Gobierno aún no publica el número exacto de fijos discontinuos que se encuentran en periodo de actividad y, precisamente por tener una relación laboral, no contabilizar como parados registrados al uso.

El Ejecutivo, a través del secretario de Estado de Trabajo, Joaquín Pérez Rey, se comprometió a finales de la pasada legislatura a publicar esos datos, pero después se retractó, aduciendo dificultades a la hora de depurar esos datos, al tratarse de una casuística muy peculiar. Pueden estar apuntados en las oficinas de empleo como demandantes de empleo ocupados (1,2 millones en febrero), una categoría que no está incluida en el paro registrado (2.760.408, a cierre de mes) pero que abarca situaciones muy distintas.

«El cómputo de los fijos discontinuos en España no ofrece ninguna duda. Han disminuido respecto del año pasado, constituyen el 3,6% de los ocupados, según la EPA, y el 5% de la afiliación», defendió Pérez Rey, que subrayó que estos datos oficiales los aportan las Comunidades Autónomas, que son quienes tienen las competencias en Empleo, al SEPE. «Es una forma de trabajo que garantiza derechos, estabilidad en el empleo… Hoy, afortunadamente, gracias a estas fórmulas de contratación tenemos estabilidad en el empleo en sectores donde hubiera sido impensable hace poco», insistió.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

Deja una respuesta