El Gobierno rebajará su previsión de crecimiento de 2021 por debajo del 7%

Calviño achaca la rebaja al 'duro' primer trimestre por la tercera ola pero mantiene que habrá un "fuerte" rebote en el segundo semestre

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno. EFE

Nadia Calviño, vicepresidenta económica del Gobierno. EFE

Tras meses de rebaja de previsiones de organismos internacionales y nacionales, los malos indicadores económicos derivados de la tercera ola y los retrasos en los fondos europeos el Gobierno se ve finalmente obligado a reducir notablemente su previsión de crecimiento para este año.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha confirmado que el Ejecutivo revisará a la baja su actual previsión de crecimiento del 9,8% en 2021 (contando con los fondos europeos) e incluso podría ser inferior al 7% que estimaba de crecimiento del PIB sin tener en cuenta los recursos europeos.

“Dejamos atrás un duro primer trimestre que es la principal razón por la que vamos a revisar a la baja nuestra previsión para este año, en el que anticipábamos un crecimiento de alrededor del 7% y puede que sea más pequeño“, ha avanzado Calviño en una entrevista con Bloomberg TV.

La confirmación del peor pronóstico económico por Calviño llega después de que antes de ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se adelantara al FMI anunciando la elevación del pronóstico del organismo internacional sobre la economía española al 6,4%, si bien ya insinuó que el Ejecutivo español podría actualizar sus previsiones a esos entornos por el considerable impacto de la tercera ola y la borrasca ‘Filomena’.

“Duro” primer trimestre y rebote “muy fuerte” en el segundo semestre

Los motivos que ha aducido Calviño para explicar la rebaja de previsiones son el impacto negativo de la tercera ola de la pandemia, que frenó la recuperación durante el primer trimestre del año, si bien Calviño ha destacado que tras unos “malos” enero y febrero en marzo se constató una mejoría rápida y los indicadores muestran una evolución positiva.

De esta forma, considera que el segundo trimestre será “de transición” y mantiene que España registrará “un rebote muy fuerte” en la segunda mitad del año, algo que, según ha recordado, vaticinan todos los organismos, como el FMI, que sitúa a España a la cabeza con Estados Unidos en el crecimiento entre las economías avanzadas, con un alza del 6,4%.

Augura mejora del empleo

En cuanto al empleo, Calviño ha mostrado su disconformidad con las estimaciones del FMI, que apuntan a una tasa de paro española seguiría en el 14,4% en 2026 por encima del nivel previo de la pandemia, ya que, a su juicio, con las medidas aprobadas en marzo del año pasado se ha logrado una dinámica del mercado laboral “muy diferente” a crisis anteriores.

En este sentido, ha indicado que en el Gobierno piensan que se podrá reducir la tasa de desempleo “más rápido” de lo que calcula el FMI, si bien ha remarcado la necesidad de acometer reformas en el mercado laboral tras décadas de desigualdades, en paralelo a la inversión y con acuerdos con los agentes sociales para lograr un crecimiento “fuerte y sostenible”.

Todo ello, ha dicho, enmarcado en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que aprobará el Consejo de Ministros el próximo martes, presentará Sánchez el miércoles en el Congreso y cuyo documento definitivo se remitirá a Bruselas antes del 30 de abril.

El FMI que el paro se situará en el 16,8% este año en España e irá bajando constante aunque lentamente cada año, situándose en un 15,8% en 2021, hasta un 15% en 2023 y en un 14,5% de cara a 2024, que terminaría en un 14,3%. No obstante, en 2025 subiría un 0’1%, hasta el 14,4% con el que encararía 2026.

El fin del estado de alarma y las vacunas

A este respecto, Calviño ha apuntado como factores que podrán contribuir a ese fuerte rebote económico en la segunda mitad del ejercicio a un cambio en los flujos turísticos a raíz de que decaiga el estado de alarma el próximo 9 de mayo, tal y como avanzó Sánchez, ya que previsiblemente conllevará el levantamiento de buena parte de las restricciones de movilidad impuestas.

A ello, ha añadido, se sumará el avance en el proceso de vacunación, ya que “la política económica más importante ahora es vacunar, vacuna y vacunar”. Por el momento, ha enfatizado que se están cumpliendo las pautas del plan de vacunación, tras haber inyectado a 6 millones de españoles la primera dosis (13% población), con la pretensión de alcanzar el 70% de la población vacunada en agosto.