Gobierno y autónomos acordarán extender la ayuda por cese 4 meses más

ATA reclamará poner el contador a cero al estimar que al 90% de los autónomos no le queda periodo contributivo

Reunión del ministro José Luis Escrivá y las organizaciones de autónomos

Reunión del ministro José Luis Escrivá y las organizaciones de autónomos

La propuesta realizada por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones para el nuevo sistema de cotización por ingresos reales de los autónomos, planteada en el marco de la reforma de pensiones, ha incendiado el diálogo social con las principales organizaciones de autónomos, que rechazan las cuotas previstas o el proceso progresivo de instauración del modelo planteado.

Las principales organizaciones además afearon que el borrador que recogía el nuevo sistema de cotización se abordara en el marco del diálogo social sobre pensiones y se filtrara sin previamente haberse dado cuenta del mismo a las asociaciones de autónomos como principales implicadas.

En este contexto de distensión, el Gobierno y las organizaciones de autónomos retomarán el contacto este miércoles para abordar otro de los asuntos pendientes, la prórroga de la prestación extraordinaria por cese de actividad en vigor hasta el próximo 31 de mayo, la misma fecha a la que se extendieron los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), en negociación para prorrogarse al 30 de septiembre.

Previsible prórroga hasta el 30 de septiembre

En este caso, las posibilidades de acuerdo, al menos en lo referido al tiempo de la prórroga, parecen antojarse menos dificultosas en comparación con las notables discrepancias sobre el futuro sistema de cotización por ingresos reales, según señalan a Economía Digital en fuentes del diálogo social.

La idea inicial que maneja el Ministerio de Seguridad Social es extender la prestación por cese hasta el próximo 30 de septiembre, lo mismo que se ha preacordado en el diálogo social respecto a la nueva prórroga de los ERTE, de forma que la protección de los autónomos vaya en paralelo a la de los trabajadores asalariados, apuntan fuentes gubernamentales.

Desde el Ministerio de Seguridad Social señalan a Economía Digital que se recibirá el “feedback” de las organizaciones de autónomos en la reunión como punto inicial y a partir de ahí se tratará de alcanzar un acuerdo como se ha venido haciendo desde el año pasado.

En junio del año pasado las prestaciones (ERTE y cese de actividad) se ampliaron por tres meses, hasta el 30 de septiembre, y posteriormente ambas se volvieron a ampliar cuatro meses más, hasta el 31 de enero, para una ulterior prórroga hasta este próximo 31 de mayo.

Desde las organizaciones de autónomos señalan que a pesar del malestar por el nuevo sistema de cotización por ingresos reales ven previsible que se alcance un acuerdo para extender las prestaciones por cese de actividad de los autónomos cuatro meses más.

Las peticiones de ATA: contador a cero

No obstante, ATA reclamará poner el contador a cero en la prestación, ya que al 90% de los autónomos no le queda periodo contributivo y la organización aboga por dar esos cuatro meses más de prestación. En línea con lo que el Ejecutivo ya hizo con los asalariados que están en ERTE, ATA pide un “contador a cero” para los profesionales por cuenta propia para que puedan acceder a la prestación de cese de actividad compatible con el trabajo por cuenta propia aquellos que ahora mismo no pueden por haber consumido los periodos de reconocimiento de la prestación.

Y es que los periodos de reconocimiento determinan los meses a los que el autónomo tiene derecho a la protección conforme a los meses que haya cotizado, tal y como marca la Ley. General de la Seguridad Social. En concreto, un trabajador por cuenta propia con una cotización de entre 12 y 17 meses tiene derecho a cuatro meses de protección; entre 18 y 23 meses de cotización a seis meses de prestación; entre 24 y 29 meses a ocho de protección; entre 36 y 42 meses a un año de protección; entre 43 y 47 meses cotizados a 16 meses de protección y aquellos con más de 48 meses cotizados podrán tener una prestación de 24 meses (dos años).

ATA estima que el 90% de los autónomos habría agotado el periodo contributivo, puesto que hasta enero de 2019 la cotización por cese de actividad era voluntaria, de forma que la mayoría habría cotizado alrededor de un año y medio con anterioridad a la solicitud de la prestación por cese implementada desde julio de 2020. Por consiguiente habrían tenido entre cuatro y ocho meses de reconocimiento de la misma .

La organización de autónomos presidida por Lorenzo Amor también reclamará prorrogar las prestaciones tal y como están tomando como base para la caída del 50% de actividad el tercer trimestre de 2021 comparado con el tercer trimestre de 2019.

450.000 autónomos siguen percibiendo prestación

Según los últimos datos facilitados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, a 30 de abril se abonó una nómina estimada de 426,74 millones de euros a más de 450.000 trabajadores autónomos a los que les ha sido reconocida alguna de las prestaciones puestas en marcha para paliar la situación de este colectivo como consecuencia de la pandemia de la Covid-19. Desde marzo de 2020, se han abonado prestaciones destinadas a este colectivo por un valor de 6.395 millones de euros.

Por tipos, adaptados en los últimos meses, la prestación para autónomos compatible con la actividad, destinada a aquellos trabajadores que han visto disminuida su facturación de manera notable, alcanza a 361.346 beneficiarios. Por su parte, la ayuda que se diseñó para proteger a aquellos trabajadores que no cumplen los requisitos para acceder a la anterior prestación compatible con la actividad (por ejemplo, por tener una tarifa plana o no tener el periodo de cotización necesario) contempla en esta nómina prestaciones para 79.056 trabajadores por cuenta propia.

Asimismo, el número de trabajadores autónomos que reciben la prestación por una suspensión temporal de toda la actividad a causa de resolución de la autoridad competente se ha ido reduciendo por el levantamiento de las restricciones hasta los 9.767 trabajadores autónomos, frente a los 40.347 beneficiaros de la anterior nómina. En esta cifra se incluyen tanto los trabajadores que venían percibiendo la prestación con anterioridad a su prórroga en el RD-Ley 2/2021 como las nuevas prestaciones.
La prestación específica para trabajadores por cuenta propia de temporada llega en abril a 814 trabajadores.

Por sectores, el 35,29% de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) del sector de la hostelería cuenta con una prestación este mes con una ayuda, porcentaje que asciende al 26,58% en el caso de actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento. En el sector de transporte y almacenamiento, el 23,46% de los autónomos cuenta con ella.
En números absolutos, hostelería, con 112.284 prestaciones, y comercio, con 101.969, son los sectores con más afiliados con prestación este mes.

Esquema actual

El esquema actual, pactado con las asociaciones de autónomos, contempla que la prestación por suspensión de actividad va dirigida a aquellos trabajadores autónomos que vean suspendida toda su actividad como consecuencia de una resolución de las autoridades administrativas competentes para la contención de la pandemia de la Covid-19.

Su cuantía es del 50% de la base mínima de cotización y se incrementará un 20% si el autónomo es miembro de una familia numerosa. Este, además, queda exonerado de pagar las cuotas a la Seguridad Social, aunque ese periodo contará como cotizado. La prestación es compatible con ingresos por cuenta ajena hasta de 1,25 veces el SMI. El beneficio mínimo estimado es de 760 euros mensuales.

Asimismo, la prestación compatible con la actividad la pueden solicitar aquellos trabajadores cuyos ingresos en el primer semestre de 2021 hayan caído el 50% (antes era el 75%) respecto al segundo semestre de 2019. El importe de esta prestación es el que corresponda por su base de cotización.

La prestación extraordinaria por bajos ingresos, por su parte, es para quienes no cumplen los requisitos para acceder a las anteriores. Se destina a aquellos autónomos que sufren una caída de ingresos y que en el primer semestre de 2021 no hayan superado los 6.650 euros. La cuantía es del 50% de la base mínima y es compatible con ingresos por cuenta ajena de 1,25 veces el SMI.

También continúa, adaptando el periodo de referencia, la prestación para autónomos de temporada, que es del 70% de la base mínima y requiere no tener ingresos superiores a 6.650 euros en el primer semestre de 2021.

El choque por el nuevo sistema de cotización y la prórroga de los ERTE

En los últimos días el ministro José Luis Escrivá ha defendido la reforma porque “dos de cada tres autónomos pagarán menos” y conseguirán mejor protección, en medio de críticas al mismo tiempo principalmente desde la Federación Nacional de Autónomos (ATA), cuyo presidente, Lorenzo Amor, ve “intolerable” la propuesta porque con las cuotas propuestas muchos autónomos “trabajarán para el Estado”. 

Según el borrador al que tuvo acceso Economía Digital, el Gobierno plantea un sistema de cotización por ingresos reales que conllevaría unas cuotas de los trabajadores por cuenta propia que oscilarían, una vez transcurrido el periodo de nueve años, entre un mínimo de 90 euros para los autónomos que ganen menos de 3.000 euros al año y un máximo de 1.220 euros al mes para los que perciban unos rendimientos superiores a los 48.800 euros anuales.

La reforma, que entraría en vigor desde el año 2023, establecerá una cotización intermedia por tramos que se irá incrementando progresivamente para quienes más ganan a lo largo del periodo, partiendo de unos tramos de entre 200 y 400 euros el primer año. Se revisará cada tres años y se posibilitará modificar la elección seis veces a lo largo del año para ajustarla a sus rendimientos. 

En cuanto a la negociación de los ERTE, en un primer momento las partes consensuaron extender los ERTE hasdta el 30 de septiembre, si bien en el marco de la Comisión Tripartita Laboral se produjo un escollo en la última reunión del viernes pasado al proponer el Gobierno reducir las cuantías de las exoneraciones a la cotización fundamentalmente para los trabajadores que se mantengan bajo un ERTE y aumentar dichas exoneraciones para los que en cambio salgan del mecanismo y vuelvan a la actividad.

Tanto los sindicatos como la patronal han exigido mantener el esquema actualmente en vigor de los ERTE al menos hasta que avance la vacunación.