Hacienda ingresará casi 13.000 millones en la Campaña de la Renta, un 2% más por los ERTE

El efecto de los trabajadores en ERTE aumentará la recaudación de Hacienda en la Campaña de la Renta y reducirá el importe a devolver

En la imagen, una oficina de la Agencia Tributaria en Oviedo. EFE/ José Luis Cereijido

En la imagen, una oficina de la Agencia Tributaria en Oviedo. EFE/ José Luis Cereijido

La Agencia Tributaria prevé devolver 10.857 millones de euros a 14,33 millones de contribuyentes en la Campaña de Renta y Patrimonio 2020, que ha comenzado este miércoles, y se extenderá hasta el próximo 30 de junio, lo que supone una cantidad un 3% inferior a la de la campaña anterior, mientras que el resultado a ingresar crecerá un 2%, hasta 12.976 millones por el aumento del 5,7% de las declaraciones con resultado a pagar ante los afectados por ERTE y los beneficiarios del ingreso mínimo.

Estas son las previsiones de Hacienda para la Campaña de la Renta 2020, marcada por la pandemia y las incidencias de los afectados por ERTE y beneficiarios del ingreso mínimo, presentada este martes en rueda de prensa por el director general de la Agencia Tributaria, Jesús Gascón, que muestra una previsión de devolución un 3% inferior a un total de 14,33 millones de contribuyentes, un 1% menos.

De las más de 21,5 millones de declaraciones, 14,3 millones darán derecho a devolución, un 1% menos, por un importe de 10.857 millones de euros, un 3% menos, mientras que 5,96 millones saldrán con resultado a ingresar, un 5,7% más, por importe de 12.798 millones, un 2% más.

Gascón ha explicado que el aumento del número de declaraciones a ingresar y el resultado a ingresar se debe al efecto del alza de las declaraciones de los afectados por ERTE, ya que “hay un número muy elevado de contribuyentes perceptores de ERTE en los cuales la retención que les ha practicado el SEPE parte de cero y no continúa con la que les venía practicando la empresa donde prestaban sus servicios”.

Al acumular las rentas percibidas hay menor retención de la que se hubiera practicado de tener el perceptor un único pagador, por lo que, según ha indicado Gascón, al tener dos pagadores, estos contribuyentes están obligados a declarar y “a menudo les saldrá a ingresar”,

En total, la Agencia espera que la campaña de este año cuente con 21,57 millones de declaraciones, lo que supone un aumento del 21,% (448.000 más), de los que 18,34 millones serán individuales (+3,9%) y 3,22 millones conjuntas (-7,1%).

La Agencia estima unas 1,28 millones de declaraciones negativas y otras, lo que supone un incremento del 26,9% respecto al año anterior. En total, se registrará un resultado neto positivo de 2.119 millones de euros, frente a los 1.536 millones de la campaña previa.

En la campaña del año pasado, referente a 2019, se registraron 22,6 millones de referencias (+2,7%), 445.000 cartas informativas, un 68,5% de declaraciones fueron a devolver, y 11,96 millones de declaraciones se presentaron entre abril y mayo.

Además, 1,15 millones se confeccionaron por vía telefónica y solo 316.900 de forma presencial como consecuencia de la pandemia. En total, 19,6 millones de declaraciones se confeccionaron por Internet (+7,1%), del total de 21,1 millones de declaraciones presentadas (+2%).

Avisos y fraccionamientos de pago

Hasta el mediodía de este miércoles se han presentado ya 442.000 declaraciones, un 34% más que el año anterior, lo que significa que “todo está funcionando con absoluta normalidad y el arranque está siendo conforme a lo planificado”, ha indicado Gascón. Además, más de un millón de contribuyentes habría contrastado sus datos fiscales antes del inicio de la campaña.

Desde el pasado 24 de marzo la AEAT permite consultar los datos fiscales (que han consultado ya un millón de declarantes” y al abrir los datos salen una serie de avisos a determinados contribuyentes. Este año estima avisos a 14.800 contribuyentes relativos a utilización de criptomonedas, así como otros 961.000 por rentas de otros países y 400.000 por alquileres de inmuebles.

En paralelo, los afectados por ERTE y perceptores del Ingreso Mínimo Vital (IMV) también contarán con avisos y están recibiendo cartas informativas y tendrán asistencia personalizada para la presentación, al tiempo que se establece una opción de fraccionamiento en seis meses sin intereses para contribuyentes en ERTE con resultado de la declaración a ingresar.

En detalle, la orden publicada por Hacienda contempla un fraccionamiento en seis meses, de entre el 20 de julio y el 20 de diciembre, para los afectados por ERTE que no tengan deudas de más de 30.000 euros. El resto de contribuyentes pueden fraccionar los pagos en dos veces: una primera abonando el 60% en julio y el 40% restante en noviembre, o bien fraccionar a 12 m eses pero con intereses de demora.

Afectados por ERTE y beneficiarios del ingreso mínimo vital 

Respecto a la declaración de los afectados por ERTE, Gascón ha indicado que pueden darse dos casos, uno en los que el perceptor ya haya efectuado el reintegro correspondiente por la prestación de desempleo percibida por el SEPE, en cuyo caso no habrá “ningún problema”, ya que la información del perceptor y la AEAT estará coordinada por el SEPE. 

En el supuesto de que haya dudas sobre la cifra, la AEAT recomienda declarar la cifra correcta de los rendimientos si se conoce, con independencia de que no se haya recibido ninguna notificación del SEPE comunicando que se inicia el procedimiento de reintegro. 

En este sentido, Gascón ha indicado que no hay que pagar de más en la declaración de IRPF y esperar al reintegro para posteriormente presentar una rectificación de la autoliquidación, si no que “lo mejor” es que si se conoce el importe exacto se presente la declaración rellenada con la cifra correcta porque “no habrá ningún problema”. 

No obstante, si el perceptor es consciente de un posible error pero desconoce exactamente el importe de reintegro al no habérselo facilitado el SEPE o el responsable de nóminas, la AEAT aconseja esperar a que la información se actualice. 

La Agencia Tributaria ha iniciado el envío de las cartas informativas al colectivo de 327.000 afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que el año pasado no tenía que declarar y este año sí deberá confeccionar la declaración de la Renta.

En cuanto a los beneficiarios del ingreso mínimo vital, unos 460.000 (de ellos 226.000 menores de edad), deben presentar declaración por IRPF independientemente de sus ingresos, pero se trata de una renta exenta, por lo que solo deben declararse y tributar como rendimientos del trabajo las cuantías que excedan del 1,5 del IPREM (11.279,39 euros) conjuntamente con otras ayudas a colectivos con riesgo de exclusión social.

Información actualizada para afectados por ERTE, la próxima semana

Sobre los cálculos de la AEAT respecto al número de afectados por ERTE que tendrán que pagar y regularizar cobros indebidos, Gascón ha apuntado que se situará entre los 327.000 que se calcula que no declaraban y este año tendrán que hacerlo y el total de casi 4 millones de afectados por ese mecanismo a efectos de la Campaña de la Renta. 

Según Gascón, puede haber “decenas de miles” de afectados con errores, si bien ese impacto es “relativamente poco” en comparación a las cifras totales de la Campaña. La AEAT está a la espera de que el SEPE le envíe un fichero con los datos correctos de prestaciones y espera poder trasladarlo a los borradores de la declaración la próxima semana para disponer de información actualizada y facilitar la correcta regularización de los afectados por ERTE. 

Además, ha recordado que el año pasado se ingresaron 88.000 millones en concepto de IRPF y el ajuste en la Campaña de la Renta fue de apenas 2.000 millones, por lo que el 96,97% de los ingresos por este impuesto se canaliza a través de retenciones o pagos fraccionados, mientras que la declaración de la Renta es un “mero ajuste”. 

Otras novedades

Como novedades, en la app se introducirán mejoras en el diseño y utilidades, con acceso desde la misma aplicación a la atención telefónica, al tiempo que se mantiene la confección telefónica de declaraciones con el plan
´Le Llamamos´, con comienzo de solicitud de cita el 4 de mayo e inicio de llamadas el 6 de mayo

Asimismo, se refuerza la asistencia en ERTEs e IMV con las cartas informativas y los fraccionamientos, y se acometen cambios en la asistencia en módulos de los autónomos por la caída de la actividad, mediante modificaciones en el sistema Renta Web.

En concreto, se contemplan avisos para evitar errores en la declaración, más facilidades para el cálculo de amortizaciones en alquileres, la importación de libros registro a las casillas correspondientes de Renta Web
y en el caso de la cartera de valores, habrá automatización del cálculo de plusvalías y minusvalías por
venta de acciones cotizadas.

Renta Web facilitará la declaración a los autónomos en módulos (estimación objetiva) que se beneficiaron el pasado año de medidas de apoyo a los sectores más afectados por la pandemia mediante reducciones en el rendimiento neto sujeto a tributación (el sistema incorporará automáticamente los porcentajes incrementados del 20% y el 35% en las actividades correspondientes) y mediante la eliminación de los días de actividad afectados por el estado de alarma y por suspensiones de actividad decididas posteriormente por las CCAA.

En el caso de la eliminación de días de actividad, Renta Web no permitirá reducir del cómputo menos días que los 99 del estado de alarma en el primer semestre, y recordará la posibilidad de eliminar también los días en
que la actividad estuvo suspendida por unas u otras CCAA en el segundo semestre del año.

Tampoco se computará como periodo trabajado las horas correspondientes a esos días, ni se computará en los módulos correspondientes la parte proporcional a esos días de distancias recorridas y consumos energéticos.

En relación con los arrendadores, este año Renta Web ya permitirá determinar automáticamente la amortización (principal gasto deducible en materia de alquileres) a la que el contribuyente tiene derecho por sus inmuebles alquilados, cumplimentación automática que será posible en aquellos casos en que el año pasado ya haya cumplimentado la información necesaria.

A su vez, la herramienta ‘cartera de valores’ puesta en marcha hace dos años, permite a partir de ahora un volcado automático de las operaciones con acciones cotizadas realizadas en el ejercicio y ofrece un resultado neto
a efectos de declaración.

En cuanto a las novedades normativas, aparte del ingreso mínimo vital que obliga a declarar a sus perceptores, se incrementan los premios exentos hasta los 40.000 euros y la exención sobre vales de comida a empleados se aplicará tanto en el propio local como fuera en el caso de teletrabajo.

Las fechas clave

En cuanto a las fechas, este miércoles 7 de abril arranca la Campaña para los contribuyentes que opten por la presentación por Internet de las declaraciones, mientras que los contribuyentes que prefieran realizarla por teléfono podrán hacerlo desde el 6 de mayo y la atención presencial empezará desde el miércoles 2 de junio.

Para presentar la declaración por Internet se puede usar a través del portal Renta Web introduciendo la clave PIN, el certificado digital, el DNI electrónico o el número de referencia que se obtiene al introducir uno de los datos de la declaración del año pasado. 

La Campaña concluirá el 25 de junio en los casos de declaraciones con resultado a ingresar con domiciliación bancaria, si bien el plazo de finalización en general es el 30 de junio. Aquellos que elijan el fraccionamiento del pago de la declaración tendrán que realizar el segundo abono como límite el 5 de noviembre.

Los ingresos por Patrimonio subirán un 1%

En cuanto al Impuesto de Patrimonio, el Fisco prevé un aumento de los ingresos por este tributo del 1% en la Campaña de 2020, hasta los 1.239 millones de euros, tras un repunte del número de declarantes del 1,5%, hasta los 218.596 contribuyentes obligados a confeccionar declaración por este tributo.

El director general de la AEAT ha indicado que dado el elevado peso del ladrillo en los patrimonios la mayor parte de activos tienen valoraciones que no se han visto afectadas por la crisis, a efectos del impuesto, mientras que sí ha podido haber una caída pero de menor impacto por una desvalorización de algunos activos por la evolución del mercado bursátil u otro indicador relacionado, si bien el ahorro  repunto el año pasado.