Los vuelos internos registran en junio un 40% menos de viajeros que en 2019

Las aerolíneas desplazan a casi 2,4 millones de personas por el territorio nacional en junio, pero sufren el efecto del descenso de los viajes peninsulares

Pasajeros a su llegada al aeropuerto de Palma de Mallorca. EFE/CATI CLADERA./Archivo

Pasajeros a su llegada al aeropuerto de Palma de Mallorca. EFE/CATI CLADERA./Archivo

El avance de la campaña de vacunación y las políticas europeas para reactivar el turismo no han sido suficientes para que el sector aéreo recupere el pulso en España durante el arranque del verano. El número de pasajeros en los vuelos nacionales se ha mantenido en junio un 40% por debajo de los niveles prepandemia de 2019.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha contabilizado un total de 2.388.000 viajeros en desplazamientos aéreos internos por el país durante el sexto mes del año. La cifra se aleja mucho del balance conseguido hace justo dos años cuando llegaron a optar por este método de transporte hasta 3.976.000 personas.

El sector ha logrado recuperar algo el pulso con respecto a junio de 2020. Tras la primera oleada de casos de coronavirus apenas 359.000 personas utilizaron los aviones para desplazarse por España, lo que agudizó la crisis económica que atravesaban las aerolíneas como consecuencia de las restricciones internacionales de viaje.

Los vuelos penínsulares son los más afectados por la pandemia

La actividad más golpeada en España corresponde a los vuelos nacionales realizados en el interior de la península para conectar entre sí las grandes ciudades. El número de viajeros en junio se ha situado en 728.000, lo que representa un 52% menos que en el arranque del verano de 2019 cuando se desplazaron 1.522.000 personas.

Eso sí, el avance es notable si tenemos en cuenta que en junio de 2020 con una atípica campaña estival y el teletrabajo instalado en todo el país, tan solo 44.000 personas utilizaron el avión para moverse entre municipios dentro de la península.

Los datos son algo menos negativos en los desplazamientos que conectan las zonas peninsulares con los archipiélagos. Esta modalidad es la más demandada y ha llegado a concentrar hasta 1.278.000 pasajeros en el mes de junio. Es un 34,2% menos que en 2019 pero la cifra queda maquillada por el impulso de Baleares y Canarias como destinos vacacionales.

Terrazas en la isla de Formentera (Islas Baleares). Foto: Efe
Terrazas en la isla de Formentera (Islas Baleares). Foto: Efe

Este efecto se puede apreciar también en los viajes insulares que conectan los diferentes territorios de los dos archipiélagos. De acuerdo a los datos del INE, 382.000 personas se movieron entre islas por vía aérea en el mes de junio, lo que representa una caída del 26,4% en comparación con los niveles de antes de la pandemia.

Más allá del transporte aéreo, el golpe de la quinta ola de contagios se ha sentido en todo el transporte interurbano que aglutina los viajes en autobús, tren, barco y avión. Estas modalidades han movido en junio en su conjunto a 81,4 millones de personas en su conjunto. Es casi el doble que en 2020 pero todavía un 31,7% menos que en 2019.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.