Mejora la percepción de la economía pero la crisis sigue siendo el principal problema, según el CIS

Más del 86% de los españoles califica de "mala" o "muy mala" la situación económica de España, un leve descenso con respecto a los últimos meses. Paradójicamente, la crisis alcanza máximos como el principal problema del país

Las ministras de Economía, Nadia Calviño, y Trabajo, Yolanda Díaz, conversan durante una sesión en el Congreso de los Diputados | EFE/CM/Archivo

Las ministras de Economía, Nadia Calviño, y Trabajo, Yolanda Díaz, conversan durante una sesión en el Congreso de los Diputados | EFE/CM/Archivo

La percepción diametralmente pesimista de la situación económica por parte de los españoles alcanzó su pico de en torno al 90% entre febrero y marzo de 2021, un año después del inicio de la pandemia del coronavirus, y en el mes de abril se ha matizado. Según el más reciente barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 86,3% ve la situación económica del país “mal” o “muy mal“.

Aunque sigue siendo una cifra alta (el 48,3% de los encuestados aún responde que la situación es “mala” y el 38% la sube a “muy mala”), se trata de la más baja en lo que va del año e incluso es inferior a la de algunas encuestas de 2020. También es la primera vez desde el pasado octubre que más del 5% responde que es “buena” (en concreto, un 5,3%), mientras que solo el 0,1% aprecia la situación de forma “muy buena”.

En abril, un 7,1% de los encuestados por el CIS respondió “regular” a esta pregunta, que, como ha venido sucediendo en los últimos meses, supone un porcentaje más alto que el combinado de las respuestas positivas. En todo caso, con el 86,3% de percepciones pesimistas sobre la economía la ciudadanía empieza a alejarse del casi 94% que alcanzó este indicador en 2012 y que en los últimos meses parecía que iba a rebasarse.

La tendencia a la hora de valorar la situación económica personal suele distinguirse de la percepción de la economía nacional. Por ello, no es una sorpresa que, pese a que el optimismo no es el rasgo más común de los españoles en este sentido ahora mismo, el 57,9% de los consultados en abril califica de “buena” su situación económica personal —el mejor dato desde el pasado julio—, y un 3,9% la califica de “muy buena”.



A esta pregunta, un 16,3% responde que su situación económica personal es “regular”, más que el 14,8% lamenta que sea “mala” y el 6,1% la define más bien como “muy mala”. Se trata, en todo caso, de porcentajes muy similares a los observados durante toda la pandemia en los barómetros del CIS, al igual que la percepción sobre la economía española se ha desgastado este último año, aunque ahora parece levantar cabeza.

La crisis como principal problema, en máximos de pandemia

Pese a la leve mejora en la percepción de la economía nacional y a la tranquilidad que transmiten los españoles con respecto a las finanzas de sus hogares, lo cierto es que la crisis económica derivada de la emergencia de la Covid-19 lleva tres meses consecutivos copando la lista de los principales problemas de España en los barómetros del CIS. El 48% de la muestra de abril lo ha señalado como el primer, segundo o tercer problema del país en abril.

Ese 48% supone el mayor porcentaje de sondeados que señala la crisis como la mayor preocupación que atañe a España desde que inició la pandemia. En marzo fue un 43,8% el que dijo lo mismo, y en febrero había sido el 45%. Este mes de abril, el 12,5% de los encuestados lo catalogó como el problema número uno del país; el 25,5% como el segundo problema; y el 9,9% como el tercero. La suma del 48% supera el 45,1% del coronavirus como problema.

Durante los meses que ha durado la pandemia, la Covid-19 desde luego ha sido más veces considerada el principal problema del país, pero con los tres meses consecutivos de liderazgo de la crisis económica en el ranking esto podría cambiar. El otro asunto que ha destacado constantemente en esta pregunta ha sido el paro, que este abril repite como el tercer problema más importante del país, con un 37,7% de menciones.

La percepción del problema del paro ha estado en una senda creciente en los últimos meses. En enero, el 29,7% de la muestra del CIS lo señalaba; en febrero, cayó levemente al 27,9%; en marzo volvió a subir, al 31,7%; y ahora en abril se ha disparado al citado 37,7%. Un 13,5% de los sondeados para este último barómetro lo considera el mayor desafío de España actualmente, el porcentaje más alto en lo que va de 2021. La tasa de desempleo actual es del 16,1%.



Otros de los problemas más señalados en este último estudio son aquellos de índole política en general (el 17,8%), el mal comportamiento de los políticos (el 14,6%), la sanidad (el 13,5%), la inestabilidad política (el 10,6%), lo que hacen los partidos políticos (el 6,8%), la falta de civismo (el 6,6%), los problemas de índole social (el 5,4%), el Gobierno y los partidos políticos (el 4,7%) y los problemas relacionados con la calidad del empleo (el 3,7%).

En cualquier caso, las prioridades de los españoles son claras: están más preocupados por los efectos de la crisis sobre la salud (el 38%) que sobre la economía y el empleo (el 24,3%), aunque un 36,9% de los entrevistados dice que le atemorizan “ambos por igual”.