El sector del automóvil reduce un 30% sus ventas en plena crisis de suministros

La facturación del sector industrial sube un 12,5% en septiembre y del de servicios un 16,6%, con la hostelería disparada (+60%), pese a la crisis de suministros y energética

Un operario trabaja en una fábrica de coches. EFE

Un operario trabaja en una fábrica de coches. EFE

El sector de la industria y de servicios están logrando salvaguardar por ahora el impacto de la crisis de suministros y energética en sus ventas, sin embargo algunos sectores acusan ya su efecto y muestran un desplome en su facturación en el mes de septiembre, como el caso de la fabricación de vehículos de remolque.

La afectación se concentró sobre todo en los bienes de equipo, cuya facturación cayó ya un 12,9% en septiembe, principalmente por el notable desplome del 30,4% en la fabricación de vehículos de motor, remolques y semirremolbues, según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), recopilados por Economía Digital.

Otro de los sectores que se vio más perjudicado en su facturación por la menor producción debida a los cuellos de botella y la falta de materias primas, concretamente de los ‘microchips’, ha sido el de la fabricación de ordenadores y equipos de telecomunicaciones, radiación, electrodomésticos y electroterapéuticos (-1,1%) y, dentro de los bienes de consumo, el de la fabricación de aparatos domésticos (-3,1%).

En cambio, frente al desplome superior al 57% que había registrado en agosto, las ventas en el sector de la construcción naval, ferroviaria, aeronáutica y espacial y de vehículos de combate mejoró un 6,7% en septiembre.

Los carburantes tiran de la facturación

Con todo, la cifra de negocios de la industria aumentó un 12,5% en septiembre, lo que supone una tasa 4,7 puntos inferior a la de agosto y 50 puntos inferior a la de abril, cuando se registró el mayor alza histórico por el efecto de la comparativa con 2020. La facturación industrial suma siete meses de ascensos tras un año previo de caídas por la crisis de la Covid.

El sector de la energía, principalmente por los carburantes y exceptuando al suministro de energía eléctrica, gas, vapor, aire acondicionado y agua, se anotó una subida del 107,1% en su facturación en septiembre, por lo que tiró de la facturación industrial, aunque también subió en los bienes intermerdios (+22,8%) y los bienes de consumo (+12,5%), pero cayó en los bienes de equipo (-12,9%) por el desplome en el sector del automóvil.

A nivel mensual, el Índice General de cifra de negocios en la industria, eliminando los efectos estacionales y de calenedario, fue del 0,4%, dos puntos inferior a la de agosto. La cifra de negocios de la industria aumentó a nivel interanual sobre todo en Asturias (+34,5%), Murcia (+34%) y Andalucía (+31,2%), si bien sufrió un retroceso del 1,4% en Aragón.

Falta de materiales y problemas de abastecimiento

Los datos reflejan ya una afectación clara en algunos sectores de los problemas existentes a escala internacional en las cadenas de suministro ante el aumento de la demanda y la producción limitada, en un contexto de aumento del proteccionismo, que ha llevado a una falta de materiales y problemas de desabastecimiento en la industria.

El Banco de España ya alertó de que esta crisis de materias primas y cuellos de botella, que ha provocado un incremento de precios, podría propagarse también a los servicios, sobre todo al comercio, el transporte y algunos servicios profesionales.

Por el momento la escasez de componentes básicos en la industria manufacturera europea ha afectado especialmente a Alemania, y en general a la industria del motor, pero ya está repercutiendo en España con el parón de algunas producciones y el alza de precios, a lo que se une la crisis energética con un precio de la electricidad en máximos históricos, lo que en conjunto podría dañar la recuperación.

De hecho, la crisis de materias primas y la subida de la luz ha paralizado ya al 39,5% de las empresas de construcción, según datos de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y está afectando a la recuperación de las empresas. El sector de la industria ha avisado de que se prolongará durante 2022.

El sector servicios sigue con su mejora: la hostelería se dispara un 60,8%

Pese a la advertencia del Banco de España, por ahora el sector servicios ha esquivado la crisis de materias primas y energética y se anotó en septiembre un nuevo incremento en su facturación del 16,6%, dos décimas más que en agosto pero más de 40 puntos inferior a abril, acumulando seis meses al alza y un repunte del 14,3% en lo que va de año.

De nuevo el sector de la hostelería fue el que más incrementó sus ventas, un 60,8%, ya que los servicios de alojamiento subieron un 180,8% y los servicios de comida y bebida elevaron sus ventas un 33,2% en relación a septiembre de 2020, gracias a la relajación de restricciones y el avance de la vacunación.

También sobresalen los aumentos de las ventas de las agencias de viaje y operadores turísticos, que se triplicaron (+209,1%) y el transporte aéreo (+118,2%). Con todo, las ventas del comercio subieron un 14%, por debajo de la de otros servicios (+22%).

Además, el empleo en el sector servicios despuntó un 3% interanual en septiembre, con seis meses de subida, sobre todo en Baleares (+10,8%), Castilla-La Mancha (+4,6%) y Murcia (+4,2%).