Abertis fabricó un escudo contra el batacazo de Atlantia en Italia

Abertis logró que S&P desvinculase su rating del de Atlantia, por lo que se cubrió ante un previsible castigo por la pérdida de las autopistas italianas

El negocio de Atlantia en Italia se derrumba. El primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha decidido dejar a la empresa controlada por la familia Benetton sin sus autopistas en el país, lo que supondrá un batacazo para la matriz de Abertis. La empresa española, sin embargo, lo mira con cierta tranquilidad pues cuenta con un escudo que fabricó tras la opa de los italianos, ACS y Hochtief. Aunque difícilmente será totalmente inmune, protegió su rating para asegurar su financiación.

La crisis de Atlantia amenaza a Abertis porque al tratarse de matriz y filial, las agencias de calificación de riesgos las vinculan. Una rebaja del rating del gigante italiano suponía hasta hace unos meses una bajada automática de la empresa participada también por Florentino Pérez. Pero esto cambió: Abertis logró que S&P y Fitch desligaran la valoración de la empresa de la de su matriz, lo que ahora cobra sentido pues la protege.

La concesionaria que dirige José Aljaro hizo esta gestión después de la toma de control por parte de Atlantia (50% de las acciones más una), ACS (30%) y Hochtief (20% menos una acción) como una medida de prevención, según explican fuentes del sector. Desde Abertis lo desvinculan del derrumbe de Ponte Morandi, en agosto de 2018 y que cuando sucedió ya se vio que podía llevarse por delante a Aspi, la concesionaria italiana controlada por los Benetton. Pero lo cierto es que cuando sucedió el accidente, los italianos acababan de aterrizar en la Avenida Pedralbes de Barcelona y las fechas coinciden.

Tras la opa de Atlantia, ACS y Hochtief, Abertis pidió a S&P y Fitch que desvinculasen su rating del de su matriz

Las fuentes consultadas no precisan cuándo las agencias de rating aceptaron la petición de desvincular la nota de sus deudas, pero en un informe de este mes de marzo de S&P, precisa que ya es efectivo: “Eliminamos cualquier vínculo directo entre nuestras calificaciones en Atlantia y Abertis, lo que refleja nuestra opinión sobre el papel proactivo de ACS como accionista minoritario, nuestra comprensión del régimen español de quiebra y porque el estrés reciente en Atlantia ha tenido un impacto mínimo en Abertis”, aseguraba la agencia.

Las agencias de rating –Moody’s, S&P y Fitch son las tres grandes– ponen nota a la deuda de empresas y estados para calificarla como más o menos segura; en función de eso, los inversores de todo el mundo se guían para apostar o no por comprar esa deuda. Una calificación mejor facilita y abarata la financiación mientras que perder el investment grade, lo que se conoce como caer en el bono basura, tiene el efecto contrario.

Atlantia ya tiene bono basura y cada rebaja de su rating o de su perspectiva suponía también una rebaja del de Abertis, pues S&P marcaba una diferencia máxima de tres grados entre ambas. La agencia ha eliminado esta norma, que ya no es vigente, al menos, desde marzo, por lo que una posible rebaja de la empresa italiana no se trasladará de forma automática en la catalana.

Las turbulencias de Atlantia en Abertis

Este cambio supone una protección para Abertis. Su rating está al borde del bono basura por los problemas de su matriz, por su alta deuda y porque su negocio en España se encoje. Pero perder el investment grade sería una muy mala noticia para la concesionaria pues con más de 20.000 millones de pasivo, necesita contar con capacidad de refinanciación. No solo los bancos suben los intereses si la empresa empeora su rating sino que también afecta a los bonos.

Sin embargo, el cambio con respecto a las agencias de calificación no supone una protección total ni ante los vaivenes de los mercados financieros ni siquiera ante una posible rebaja del rating. Y es que pueden interpretar que el terremoto en Italia se puede notar en España y, aunque la rebaja de Abertis no sea automática, pueden considerarla justificada.

Una muestra de que el escudo protege pero no es infalible es que los problemas de Atlantia ya se han dejado notar en la cotización de su deuda. Este lunes se disparó la venta de bonos de Abertis, que se negocian en el mercado, lo que supuso una subida de los intereses. Pero forma parte de las turbulencias del parquet y no suponen, por ahora, un problema importante.

Los Benetton, fuera de las autopistas

El consejo de ministros de Italia decidió en la madrugada de este miércoles la solución para Autostrade per l’Italia (Aspi), la filial de Atlantia que es líder en la gestión de autopistas en el país. El resultado es el que se esperaba: los Benetton pierden el mando de los peajes.

El gobierno de Conte aprobó la entrada de la empresa Cdp en Aspi con el 51%, con lo que la concesionaria para a estar bajo la batuta del estado. Se dará también entrada a otros socios y Atlantia seguirá, pero con una participación minoritaria, inferior al 10% (actualmente tienen el 88%). El plan incluye una revisión de peajes y tarifas en el país.