BBVA implanta el teletrabajo híbrido: el 40% de las horas se harán desde casa

El banco diseña un sistema de 'mesas calientes' para las rotaciones, tras llegar a un acuerdo sobre las condiciones con los sindicatos

Oficina de BBVA. El banco implanta un modelo de teletrabajo híbrido desde septiembre / EFE

La pandemia de coronavirus ha provocado cambios en el entorno laboral que han llegado para quedarse. BBVA ha acordado implantar un modelo híbrido de teletrabajo en todas sus oficinas para que sus empleados realicen únicamente el 60% de las horas en su puesto de trabajo, mientras que el 40% del tiempo restante permanecerán en sus propias residencias.

La entidad bancaria ha desarrollado un nuevo sistema de ‘mesas calientes’ que eliminará los departamentos fijos en la oficina. A partir de ahora, los trabajadores utilizarán una aplicación móvil para reservar su puesto físico en las sucursales, de forma que puedan ir rotando entre todos.

También se eliminarán los cajones de cada uno de los escritorios personales. En su lugar, se optará por una taquilla en la que los empleados podrán guardar sus pertenencias para hacer uso de ellas a lo largo de la jornada laboral.

Los planes de teletrabajo coinciden con el cierre de 90 oficinas del banco que se materializarán el 26 de septiembre como consecuencia de la oleada de despidos que se han producido por el último ERE. El plan incluye echar la persiana en 480 sucursales de todo el país entre los meses de julio y noviembre.

El objetivo es garantizar el distanciamiento social

La dirección de BBVA ha optado por esta alternativa para garantizar el distanciamiento social en las oficinas, ya que la necesidad de separar las mesas con un metro y medio de distancia complicaba el retorno de toda la plantilla una vez que se ha superado la parte más dura de la pandemia.

Además, el banco pone así también fin a otro de los fenómenos que ya ocurrían antes del inicio de la crisis del coronavirus. Una de cada diez mesas se encontraban siempre vacías, ya sea por viajes de trabajos, vacaciones o labores de formación que implicaban los desplazamientos de los empleados.

La aplicación del método híbrido de teletrabajo ha arrancado ya en septiembre, aunque no es inamovible. Los detalles se irán articulando en función de la evolución de la pandemia, que ya va dejando atrás la quinta oleada de contagios.

El teletrabajo se pactó con los sindicatos

Este plan es el resultado de un acuerdo previo que BBVA alcanzó con los sindicatos para definir las condiciones del teletrabajo. El texto firmado por las dos partes en la mesa de negociación se afianzó ya a finales de julio para poder arrancar el nuevo curso con el sistema híbrido.

Los sindicatos se aseguraron una serie de condiciones, como que el banco facilitará los equipos informáticos y de comunicación a los empleados, en concepto de depósito, para que puedan desempeñar sus tareas a nivel remoto. El mantenimiento correrá a cargo del soporte técnico.

Aplicación de BBVA sobre la salud financiera

Eso sí, los trabajadores deberán utilizar adecuadamente las herramientas. De lo contrario, la empresa podrá exigir responsabilidad por sus prácticas o desperfectos que pudieran ocurrir, según el acuerdo difundido por Comisiones Obreras (CCOO).

Los empleados conservarán sus dietas y descuentos de comida

Los sindicatos también se han garantizado que los empleados mantuviesen sus cheques de comida de 50 euros pese a trabajar desde sus casas, así como las dietas por desplazamientos cuando tengan que realizar algún viaje de trabajo, independientemente del lugar en el que teletrabajen.

El empleado que teletrabaje continuará adscrito formalmente a la misma unidad en que venía desarrollando sus funciones con carácter previo a su incorporación a teletrabajo”, reza el documento.

Carlos Villar