Botín mira la puerta de salida en Prisa: “Esperamos recuperar la inversión realizada”

La presidenta de la entidad financiera, accionista del dueño de El País y La SER, habla tras la llegada de Vivendi al capital de Prisa

Aunque Ana Botín se ha sentado ante los medios para responder sobre los resultados de Banco Santander en 2020, la presidenta de la entidad no ha podido esquivar las preguntas sobre grupo Prisa y su futuro.

El Santander, además de uno de los grandes acreedores que ha apoyado el futuro de la compañía en sus momentos más difíciles, ha sido y es accionista de referencia en la compañía editora de El País.

Su influencia dentro de Prisa siempre ha sido un secreto a voces, al igual que su derrota tras el último cambio en la presidencia, que ha pasado a manos de Joseph Oughourlian (Amber Capital).

Sin influencia dentro del grupo

Sobre el futuro de la entidad en la compañía, Botín ha declarado que “en Prisa hemos hecho nuestra labor como banco, les hemos ayudado, y esperamos recuperar parte de lo invertido. Dependerá de la evolución de la empresa, que pensamos que será positivo”.

Con esta última declaración, la ejecutiva muestra la puerta de salida en la compañía, donde necesita vender para recuperar parte de lo invertido, como ha reconocido. No será fácil, pues Prisa ha sufrido en bolsa desde su entrada en el capital social, por lo que necesitará tiempo y deberá esperar.

Botín también se refiere así al futuro de la compañía, ahora bajo los dominios de Oughourlian y sus nuevos socios: Telefónica y Vivendi.

El grupo francés, cuyo principal accionista es Vicent Bolloré, en apenas una semana se ha hecho con el 10% de la compañía y aspira a seguir subiendo en su escalada. Su entrada ha sentado bien a la compañía en el parqué. En las últimas semanas acumula una revalorización superior al 7,6%.

Los tres accionistas suman juntos casi el 50% del capital social y tienen asegurada su hoja de ruta en la compañía para los próximos años. La idea es explorar sinergias entre las diferentes patas del negocio que tienen ambos grupos, como música (Los 40 Principales – Universal Music) o televisión (Vivendi es el dueño de Canal+).

Por su parte, Banco Santander cuenta un 4,1% de las acciones de Prisa y los apoyos externos de otros accionistas (los Polanco y los inversores mexicanos), pero ha perdido mando en plaza y solo le queda resignarse.

El punto de inflexión fue el cese por sorpresa de Javier Monzón, un hombre clave del Santander en el grupo mediático, pues compatibilizaba su cargo de presidente ejecutivo en Prisa con el de presidente de Openbank, filial de la entidad cántabra.

Oughourlian, sustituto de Monzón, dejó clara su opinión sobre el papel del Santander en Prisa. “Ha tenido muchísimo protagonismo en esta compañía, quizá demasiado para un banco. A mí me gusta que los bancos financien a las empresas y menos que se involucren en la gobernanza de las compañías de medios”, explicó en una entrevista a El País con motivo de su nombramiento como presidente.