Caixabank dispara su beneficio a 5.226 millones en 2021 tras la integración de Bankia

El banco pagará más de 1.100 millones en dividendos y anuncia un programa de recompra de acciones en el mercado a lo largo del año 2022

José Ignacio Goirigolzarri. Foto: Caixabank

Caixabank obtuvo un beneficio de 5.226 millones de euros el pasado ejercicio si se tienen en cuenta los impactos extraordinarios asociados a la fusión con Bankia, como la aportación contable de 4.300 millones del fondo negativo de comercio, y el coste de 1.433 millones, principalmente, del proceso de reestructuración de empleo.

El beneficio proforma, que se elabora agregando las cifras de Bankia previas a la fusión en 2020 y del primer trimestre de 2021, sin incluir los efectos extraordinarios asociados a la integración, se sitúa en 2.424 millones de euros, frente a los 1.611 millones de 2020, cuando se hicieron provisiones millonarias para hacer frente a la crisis del Covid-19.

Con estas cifras, el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri anuncia que abonará a los accionistas en los próximos meses más de 1.100 millones en dividendos, el 50% del beneficio, con la intención de elevar el pay-out entre un 50% y un 60% a futuro. Caixabank también prevé implementar un programa de recompra de acciones en el mercado durante este año 2022.

En la cuenta de resultados, los ingresos del grupo disminuyen un 1% en el año, hasta los 11.339 millones de euros, por la caída del margen de intereses y los resultados asociados a participadas de bancaseguros, que se ven parcialmente compensados por el crecimiento de las comisiones y de los ingresos y gastos por contratos de seguros.

Así, el margen de intereses en 2021 asciende a 6.422 millones de euros, lo que muestra una caída del 5,8% respecto a 2020. Mientras que los ingresos por comisiones suben hasta los 3.987 millones, con un crecimiento interanual del 6,7%.

Las comisiones asociadas a la gestión de productos de ahorro a largo plazo, como los fondos de inversión, los planes de pensiones y unit linked, se sitúan en 1.391 millones de euros en el conjunto de 2021, 17,9% más, por un mayor patrimonio gestionado tras la positiva evolución de los mercados y por las suscripciones en el ejercicio.

Mientras que los ingresos por dividendos aumentan hasta los 192 millones de euros fundamentalmente, por un mayor dividendo de BFA (98 millones, que incluye el ingreso de un dividendo extraordinario por importe de 54,5 millones) y el dividendo de Telefónica en ambos ejercicios (90 millones en 2021 frente a 100 millones en 2020).

Por su parte, los resultados de aquellas empresas donde el banco participa alcanzan los 436 millones de euros, un 19% más que en el ejercicio anterior en un contexto marcado por la mejora económica.

En cuanto a lo gastos del grupo, suben un 1% en el conjunto del año aunque muestran una disminución del 1,9% en el cuarto trimestre respecto al anterior trimestre, por la reducción de gastos de personal del 3,2%, después de producirse la primera salida de empleados entre noviembre y diciembre, tras el ERE cerrado en España.

La morosidad sube con la fusión


Los niveles de dudosidad y morosidad en 2021 repuntan por la fusión con Bankia. En concreto, los saldos dudosos a cierre de 2021 ascienden a 13.634 millones de euros frente a 8.601 millones a cierre de 2020. Aunque en el cuarto trimestre, la reducción es de 322 millones de euros por la venta de carteras, entre otras causas.

Pese a ello, la ratio de morosidad de Caixabank en diciembre de 2021 se mantiene en el 3,6%, la ratio de cobertura termina el ejercicio en el 63% y el coste del riesgo de los últimos 12 meses se sitúa en el 0,23%. Por su parte, el fondo para insolvencias Covid-19 se sitúa en 1.395 millones a cierre del ejercicio, manteniéndose estable en el trimestre.

En cuanto al volumen de negocio del grupo, se sitúa en 972.922 millones de euros a cierre del ejercicio. Los recursos de
clientes ascienden a 619.971 millones, lo que representa un crecimiento del 49,2% en el año. Y los activos bajo gestión se sitúan en 158.020 millones de euros, con un crecimiento anual del 48,2% que viene marcado por la evolución positiva de las suscripciones netas y el comportamiento favorable de los mercados.

El ahorro a largo plazo cierra el año con una cuota de mercado del 29,4%. Tanto el patrimonio gestionado en fondos de inversión, carteras y sicav, que se sitúa en 110.089 millones, como los planes de pensiones, que alcanzan los 47.930 millones, tienen una evolución positiva en el año y también en el último trimestre.

Por su parte, el crédito bruto a la clientela alcanza los 352.951 millones de euros, con un crecimiento del 44,7% en el conjunto del año. Y el crédito al sector privado se mantiene estable en el cuarto trimestre respecto al trimestre anterior, el crédito al consumo crece un 1% y la financiación a empresas un 1,9%, por la recuperación progresiva de la actividad económica y de la demanda de crédito.

Mientras que el saldo de hipotecas disminuye un 1,5% fruto del mayor de volumen de amortizaciones que de nuevas concesiones. No obstante, la nueva producción de hipotecas crece un 8% en el cuarto trimestre con respecto al tercero, apunta el banco.

En este contexto, la rentabilidad, el ROTE a 12 meses sin extraordinarios de la fusión, asciende al 7,6% a finales del ejercicio 2021, y la ratio de eficiencia se sitúa en el 57,7%.

En cuanto al capital, la ratio Common Equity Tier 1 (CET1) cerró el año en el 13,2%, por debajo del 13,6% de diciembre de 2020. En la evolución anual destacan, como extraordinarios, el impacto de la incorporación de Bankia, el registro de los costes de reestructuración y dotaciones a provisiones, y la venta de la participación en Erste Group Bank.

En el conjunto del año, la entidad ha conseguido generar 106 puntos básicos de capital de crecimiento orgánico.

Cristina Hidalgo